Escocia vota en un histórico referéndum el futuro del Reino Unido

EDIMBURGO.- Escocia se despertó temprano hoy. Con la ansiedad que implica participar de una jornada histórica, los escoceses comenzaron a votar a partir de las 7 de la mañana (3 de la Argentina) en el referéndum de independencia que decidirá el futuro del Reino Unido tras 307 años de existencia.

 

En un día gris y con niebla baja en Edimburgo y Glasgow, los residentes acudían a los colegios electorales, abiertos hasta las 22 (18 en la Argentina).

Entusiasmados hasta el último momento, los partidarios del “sí” y del “no” reparten pegatinas y apuran sus últimas posibilidades de influir en el resultado.

Unos 4,3 millones de residentes en Escocia están llamados a responder “sí” o “no” a la pregunta “¿Cree que Escocia debería ser un Estado independiente?”

 

Se espera que la participación sea alta, con más de 4,2 millones de personas mayores de 16 años registradas para votar. Los escoceses que viven fuera del país no pueden participar del referéndum.

 

Los resultados totales y definitivos se conocerán a partir de las 6 de mañana y no habrá sondeos a boca de urna, aunque si las diferencias son grandes el desenlace podría estar claro antes.

Una encuesta de la firma YouGov para los diarios The Sun y The Times otorga hoy al “no” a la independencia de Escocia una ventaja de cuatro puntos, con un 52 %. El estudio fue efectuado entre el pasado lunes y miércoles entre 3.237 personas que ya habían participado en otra encuesta idéntica los pasados 12 de agosto y 10 de septiembre.

 

YouGov fue la primera firma en mostrar una encuesta en la que ganaba el “sí”, lo cual despertó las esperanzas de los independentistas.

 

De acuerdo con esta consultora, si solo votasen hombres la independencia ganaría con un claro 54 % el “sí”, mientras que el voto femenino daría una victoria al “no” con un 57 % de sufragios frente a un 43 %.

 

SALMOND: “EN MANOS DE LOS ESCOCESES”

“Ahora estamos en las manos de los escoceses, y no existe un lugar más seguro que las manos del pueblo de Escocia”, dijo el líder independentista y jefe de gobierno escocés Alex Salmond, tras depositar en su localidad de Strichen, en el este escocés.

 

“Es un momento extraordinario. Es una oportunidad que se da una vez en la vida. Tenemos la posibilidad de construir una economía más próspera, pero también una sociedad más justa”, añadió Salmond, acompañado por dos adolescentes de 17 y 18 años que votan por primera vez.

 

El líder independentista expresó además su alegría por el apoyo al “sí” a la independencia declarado por el tenista escocés Andy Murray, que hoy rompió la neutralidad que había mantenido.

 

“Me enteré que Andy Murray logró otra jugada ganadora hoy, que es una excelente noticia. El mensaje para Escocia es «Hagámoslo», es una oportunidad única en la historia y esto se puede ver en el número de personas que está votando”, agregó.

 

LAS CONSECUENCIAS

 

Escocia, Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte integran el “Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte”, nombre oficial del Estado con capital en Londres.

 

Gran Bretaña es la parte más importante de ese Estado, la isla que reúne a Escocia, Inglaterra y Gales, y cuya historia, hasta la unión de 1707, estuvo dominada por las batallas y las idas y venidas de los ejércitos de un reino al otro.

 

De aquel estado pre-Reino Unido sobrevive sobre todo la animadversión visceral a Inglaterra, a la postre el reino dominante.

 

El triunfo de la independencia avivaría reivindicaciones similares en lugares europeos como Cataluña, Flandes, el País Vasco o el Veneto, y acabaría, probablemente, con la carrera de David Cameron , el primer ministro británico.

 

Sin embargo, el primer ministro no se arrepiente de haber convocado el referéndum y aseguró que no dimitirá: “Mi nombre no está en las papeletas”, subrayó.

 

La victoria del “sí” supondría el comienzo de complejas negociaciones entre los gobiernos británico y escocés para la separación de dos economías y sistemas políticos profundamente interrelacionados después de tres siglos de historia compartida.

 

El Partido Nacional Escocés (SNP) ha fijado ya la fecha del 24 de marzo de 2016 -309 aniversario de las Actas de Unión entre Inglaterra y Escocia- para completar el proceso y declarar una secesión que reduciría la superficie del Reino Unido en un tercio.

 

Escocia sería el primer estado independiente creado en Europa desde la sangrienta desintegración de Yugoslavia (1991-1999) pero se asemejaría más a la partición pactada y pacífica, en 1993, de la entonces Checoslovaquia en dos países, la República Checa y Eslovaquia.

 

El reparto de bienes en caso de divorcio amenaza con ser difícil. Las cuestiones más espinosas son: la libra esterlina, los submarinos nucleares Trident de la base naval de Faslane, cerca de Glasgow, y el petróleo.

 

Agencias EFE, AFP y AP

 

Share

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario