Sexo espacial: cómo hizo NASA para ocultarlo

Los astronautas realizaron un curioso experimento para ver las estrellas. Mirá el video.Soñar con ser astronauta era una labor casi exclusiva de los más chicos, pero ahora los van a acompañar muchos mayores. Un libro revela cómo los astronautas estadounidenses y rusos practicaron sexo en el espacio para determinar cuáles eran las posturas sexuales más adecuadas para un entorno de gravedad cero.

El libro en cuestión es de Pierre Kohler, un respetado científico y escritor francés. Lleva como título “The Final Misión: Mir, The Human Adventure” (La misión final: Mir, la aventura humana), y en él desmenuza un informe confidencial de la NASA sobre una misión del transbordador espacial en 1996.

Además de los experimentos que acostumbramos a ver en Discovery Channel, la misión incluía el proyecto clave STS – XX. Este experimento tenía como objetivo explorar las diferentes posiciones sexuales que es posible realizar en un ambiente de ingravidez.

En esa época los Estados Unidos y Rusia estaban investigando paralelamente los problemas con los que los seres humanos pueden encontrarse al pasar varios años en órbita. La última parte del estudio se centraba en el tema de las relaciones sexuales, algo sumamente importante si queremos conquistar verdaderamente el espacio. Los futuros colonizadores quizás deban pasar décadas en el espacio, y la reproducción no es una cuestión menor.

A lo largo del

desarrollo del experimento se pusieron a prueba veinte posturas sexuales. De este conjunto se eligieron las mejores diez. Para poder analizar concienzudamente los resultados, toda la fiesta (perdón, el experimento) fue grabado en video por sus compañeros. La cinta resultante fue considerada tan “reveladora”, que incluso los directivos de la NASA sólo vieron una versión censurada de la misma. Esto podría explicar las caras de alegría que suelen tener los astronautas en las fotos que les toman al regreso de sus “peligrosísimas misiones”.

El resultado del experimento fue que sólo son cómodas cuatro posturas sexuales, que pueden ejecutarse “sin asistencia mecánica”. Las otras seis seleccionadas necesitaron de un cinturón elástico especial y un túnel inflable similar a un saco de dormir para que los integrantes de la pareja pudiesen permanecer unidos. Como curiosidad, se supo que la clásica postura del misionero, una de las mas practicadas por los terrícolas de a pie, no es posible en gravedad cero.

Aunque no hay una norma que lo prohíba, la respuesta de los involucrados es no. Así lo expresa al menos el comandante de la NASA Alan Poindexter cuando recientemente un periodista le preguntó sobre este asunto.

“Somos profesionales. Nos tratamos con respeto y tenemos una gran relación de trabajo. Las relaciones personales no son una cuestión a discutir. No las tenemos ni queremos”, mintió.

Tal y como explica The Huffington Post en Sex Banned Aboard International Space Station: NASA Commander esta pregunta vino a raíz de que en abril 2010 se batió el récord de mujeres en el espacio con cuatro astronautas en la Estación Espacial Internacional.

El mayor problema de hacerlo allí arriba es el espacio. Los estrechos habitáculos dejan poco margen para la privacidad.

Fuente:24con.com

Share

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario