¿Adiós a un mito?: las mujeres son mejores al volante

Las estadísticas las respaldan. Ellas toman más recaudos, son pacientes y respetan las normas, a pesar de que ese apego les cueste algunos murmullos y hasta insultos en la calle. Ellos, en cambio, usan menos el cinturón de seguridad, violan más semáforos y disfrutan de la alta velocidad. Sin embargo, tienen mejor técnica de conducción que las mujeres.

¿Quiénes manejan mejor? “Las mujeres, sin dudas”, responde Marcelo Aiello, director del Observatorio de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, un organismo estatal encargado de investigar los aspectos que influyen en los accidentes de tránsito. Y argumenta: “Ellas generan menos accidentes, entonces preservan la integridad del entorno y de sus participantes. Eso es lo prioritario”.

Según los datos brindados por el Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV), sólo el 8,9% de los partícipes en accidentes graves durante 2008 (con lesionados graves y muertos) en la Argentina son mujeres, mientras que los hombres tienen una participación del 91,1%.

“La conducción segura implica percibir el riesgo, saber cómo debo reaccionar para defenderme y, también, cuándo debo actuar. Y la mujer está muy cerca de lograrlo”, asegura Eduardo Bertotti, director del ISEV. Además, agrega que la concepción de la superioridad masculina al volante “es una construcción cultural, cargada de resabios machistas”.

La psicóloga María Cristina Isoba, responsable del área de Investigación de la Asociación Civil Luchemos por la Vida (ACLV) también apoya la conducción femenina. “Manejar mejor es llegar a destino de manera óptima. Y para eso, las mujeres tienen un comportamiento superior al del los hombres”, afirma.

Los números no dejan de apoyar el manejo femenino. Una investigación realizada por la ACLV revela que las mujeres utilizan un 45% más el cinturón de seguridad que los hombres. Otro estudio desarrollado por el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi) indica que ellas violan un 52% menos los semáforos.

La destreza es masculina. Pese a la contundencia de los datos, los especialistas señalan que los hombres tienen más destreza a la hora de conducir. “Sin dudas, el hombre tienen un mejor manejo técnico del auto, aunque eso no significa que sea un buen conductor”, advierte Bertotti.

Isoba también reconoce que las mujeres “no tienen el mismo manejo de los espacios” que los hombres. Y toca el punto más débil del manejo femenino: “Quizás tienen algunas dificultades para estacionar. Pero eso no es importante a la hora de medir la conducción”.

Según una experimentación realizada por el Cesvi en los cursos de manejo que brinda esta institución, la mayoría de las mujeres evaluadas manifestaron una menor habilidad respecto al hombre en la coordinación de brazos y piernas en el slalom de baja y alta velocidad, al igual que en el slalom marcha atrás con el uso de los espejos retrovisores.

¿Por qué los hombres son supuestamente más habilidosos? El factor cultural es determinante en este aspecto. Generalmente, el varón tiene acceso los automóviles a edades más tempranas. “Que el hijo aprenda a conducir lo antes posible está bien visto en nuestra sociedad. En cambio, no hay especial interés de que las mujeres tomen el volante”, explica Isoba.

En la misma línea, Aiello asegura: “A los hombres nos encantan los autos. Entonces, tenemos más información, nos dedicamos a su cuidado y, sobre todo, manejamos más tiempo que las mujeres. Por eso tenemos más destreza”.

Conductas abordo. Ellos están muy seguros, confiados; ellas están en alerta. Ellos siempre intentan pasar; ellas, ante la duda, dejan pasar. “Es muy extraño que en un accidente frontal esté involucrada una mujer. Ante las dudas, ellas se quedan, esperan. El varón, en cambio, hace exactamente lo contrario. Siempre cree que puede. Hace sobrepasos justos, con poco margen de error”, explica Isoba.

Los comportamientos de hombres y mujeres al volante son distintos. “Las mujeres tienen mayor conciencia del riesgo y un menor exceso de confianza. El varón, entonces, se siente más seguro al volante y sobreestima su capacidad”, agrega Isoba.

“El hombre es arriesgado, no respeta las normas y se guía en base a la sensibilidad que le transmite el tránsito. La mujer, en cambio, es más respetuosa de las reglas y las acepta las consignas sin desafiarlas. Suele ser paciente, trata de no abordar velocidades excesivas y es más receptiva a los consejos de seguridad vial”, dice el informe publicado por el Cesvi.

La falta de respeto a las normas de tránsito también es un factor que diferencia a los sexos. “El hombre sólo respeta las normas para evitar sanciones. En cambio, la mujer pone al niño en la sillita para protegerlo, no para impedir una multa”, afirma Aiello.

En la misma línea, Bertotti también halaga esta característica positiva del manejo femenino: “Las mujeres tienen muy arraigada la concepción de proteger. Difícilmente involucren a los suyos en una situación riesgosa”.

Fuente:lanacion.com.ar

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario