¿Argentina tiene remedio?

Foto:polycarpo.blogspot.com

El otro día leía un reportaje hecho a Terragno en un diario.

Recordaba algunos pasajes de nuestra historia y parafraseaba a los próceres brevemente.

Carta trágica de Simón Bolívar, escrita 38 días antes de morir. En esa carta, Bolívar dice: ‘en estos países, lo único que se puede hacer es emigrar’ “.

Y a fuerza de ser realistas cuántas veces no miramos con envidia al vecino país este o aquél por haber podido proyectar o proveerse un futuro mejor. Nos preguntamos cómo lo hicieron? O esta moda de “envidiar sanamente” a los presidentes de Chile o Brasil.

Son maneras que querer ser otros, de estar en otro lugar, de exiliarnos psicológicamente de nuestro destino.

Y entonces termina el reportaje con una reflexión digna de ser meditada largamente. Cosas obvias, nada que no sepamos, que nuestros padres no nos hayan eseñado o que cualquier curso de filosofía básica no haya desarrollado ya tantísimas veces.

Pero no por obvio pierde peso y lo transcribo:

– La falta de capacidad de fijar metas, de elaborar estrategias. El que no tiene una meta, el que vive al día, está envuelto en la coyuntura, que es siempre conflictiva, y que lleva a pensamientos que a veces no tienen retorno. Cuando uno sólo ve el presente y sólo discute los titulares del diario de esta mañana, no tiene la necesaria visión. Yo digo que si San Martín hubiese hecho una encuesta, no cruzaba la cordillera de los Andes.Lo dijo Terragno pero nos sirve a todos.

Es que exactamente así vivimos. A puro presente, y encima coyuntural.  Tapando agujeros y desenterrando muertos por creer que serán mejor que los vivos.

Es un sino trágico si no sabemos modificarlo. Si esta conducta es ya una forma de ser argentino nos quedaremos sin futuro que se peuda pensar en el presente.

Porque el futuro es presente pensado para adelante justamente.

Parados en el hoy elegir un rumbo. Un modo desinteresado hacia el mañana que incluya, que sirva, que modifique, que prevea, que dignifique, que corrija injusticias ancestrales.

A cambio de eso seguimos inhertes, inhábiles para decidir.

Mezquinos de la posibilidad de  que un mañana que no nos contenga florezca.

Gastamos el hoy como si fuera la única oportunidad. Desentendidos de la responsabilidad de proyectar con la visión de ser más grandes como Nación.

No pudimos más que esto. No podrémos más que esto?

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario