¿Así de obtusos eran los milicos?

En 1931, los catalanes donaron una

fuente que, tiempo después, fue ubicada en el Parque Rivadavia. Sin embargo, en 1971, los militares la sacaron por considerar que la imagen de una mujer desnuda era demasiado obscena y pornográfica.

Según publica el diario Clarín, mediante una ley se especificó que el monumento debía ser restituido al lugar en el que se encontraba.

“La sensación que nos queda es de desilusión: tras tantos años de trámites y gestiones, de movernos con vecinos e instituciones de Caballito. Y nada. Todavía no hemos podido recuperar la fuente que forma parte de nuestro patrimonio”, dijo una vecina histórica del barrio.

Si bien en un momento los vecinos se ilusionaron con volver a tener la fuente en el Parque Rivadavia, ahora sienten que las promesas del Gobierno porteño quedaron en el olvido.

En 2007, la Legislatura sancionó la Ley N° 2.521, en donde se dispuso el regreso de la Fuente Catalana al Parque Rivadavia en el plazo de cuatro meses, luego de que la norma quedara publicada en el Boletín Oficial.

Ya pasó un año y nueves meses, pero nada se hizo para devolverle la fuente a los vecinos del barrio, que aún esperan por el monumento de mármol, obra del escultor catalán Joseph Llimona.

“Todo se hizo mal desde le principio: si la donación fue para emplazarla en el Parque Rivadavia, no la podían sacar de ahí. Y se equivocaron al trasladarla a Plaza San Martín, porque según constatamos, allí no puede haber nada que no sea en homenaje al prócer”, explicaron.

 

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario