.¿Es tan descabellada la idea de la existencia del alma?

Por Todd E. Feinberg
Durante la mayor parte de mi vida consideré la noción de “alma” como una fantasiosa invención religiosa. Concordaba con el ganador del Nobel Francis Crick que en su libro The Astonishing Hypothesis proclamó que “el neurobiólogo moderno no tiene la necesidad de recurrir a este concepto religioso para explicar el comportamiento de los humanos y otros animales”. Pero, ¿la idea del alma es tan descabellada? ¿Está más allá de la razón científica?
Desde el punto de vista de las neurociencias es fácil afirmar que Descartes estaba equivocado al separar cerebro de la mente: no hay evidencia científica de que un “yo”, una mente individual o alma exista sin el cerebro físico. Sin embargo, hay muchas razones que muestran que el “yo” y la mente no son idénticos o enteramente reducibles al cerebro. A diferencia del cerebro, la mente no puede ser observada objetivamente, sólo se experimenta subjetivamente. Muchas propiedades que causan gran perplejidad del cerebro, la mente y el yo deben ser aún explicadas por la ciencia. No obstante, he llegado a creer que la conciencia individual representa una entidad tan personal y ontológicamente única que cuadra con lo que podríamos llamar “alma”.
No estoy sugiriendo que el alma sobreviva a la muerte del cerebro. El vínculo entre el cerebro y la mente es irreducible; uno depende del otro. El alma no es una “cosa” independiente del cerebro vivo; es una parte integrante de él, su característica más remarcable, indisolublemente vinculada a su vida y a su muerte.
Todd E. Feinberg es psiquiatra y neurólogo del Albert Einstein College of Medicine, Estados Unidos.

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario