¿Está bien o está mal?

Escucho a Federico Luppi hablar acá y siento algo así como una inspiración. Digo qué firmeza, convicción, principios hay en estas palabras. Lo tiró! Si uno hubiera tenido un viejo así!

Pero va que la casualidad, porque no es más que eso lo sucedido en este caso me cruza con esta otra nota un corto tiempo después.

“Estuvimos juntos desde mayo hasta enero del noventa y nueve, ahí quedé embarazada… Me costó mucho encontrarlo, lo llamaba todos los días dejándole mensajes en el contestador y nunca me contestó hasta abril que le deje dicho que estaba embarazada… Ahí se comunicó enseguida conmigo y su reacción fue muy mala, me habló muy mal, me insultó. Me dijo ‘Yo soy Federico Luppi… ¿Lo haces por mi nombre o porque querés plata?’…”, reveló Accinelli.

“A su hijo lo vio en febrero del 2000 cuando viajamos a Buenos Aires para hacer el estudio de ADN, después nunca más… Yo más que nada quisiera que lo conozca porque es lo que quiere cualquier niño ya que no lo conoce más que por fotos y también estoy reclamando la parte económica porque no me está pasando lo que me tenía que mandar…”, concluyó la charrúa en diálogo con el envío que conduce el periodista Ángel de Brito por la señal Magazine.(infobae.com)

De hecho, según consignó ACCINELLI en LA CITY, LUPPI le pasaba la irrisoria cifra de U$S 200 (o menos) por mes. Es asunto es que luego del informe que vio la luz en el envío de Canal 4, la Justicia uruguaya determinó que Federico LUPPI debe aportar, mensualmente y para la manutención de su hijo, la suma de 1.500 dólares.(fuente:urushow.com)

Y se me mezclan las cosas en la cabeza entonces.

Tanta verba para defender principios declamativos y en la realidad de todos los días qué? Puede una persona de “principios” desatender a un hijo? Obligar a la justicia a que lo obligue a cumplir sus deberes  porque sino no lo hace? Correrse del papel que un padre le debe a un hijo con presencia, historia, comprension, acompañamiento, cultura, vivencias?

Puede un señor viajar por el mundo, aceptar ser reconocido como un referente, recibir premios, etc. mientras su hijo no tiene asegurado el pan en la mesa?

Los principios son negociables? Estan guardados en la cabeza del señor Luppi en compartimentos estancos que no se comunican nunca? Puede estar cómodo apuntando con el dedo a quienes no hacen las cosas bien mientras él incumple uno de los deberes básicos de todo ser humano?

O no tiene nada que ver una cosa con la otra? Una excelente persona y artista puede permitirse ser un padre ausente, desamorado e incumplidor de proveer a su hijo de sus necesidades básicas sin que se le caiga un pelo?

Este señor es un chanta? O yo tengo todo mezclado en la cabeza?

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario