¿Para qué sirve el ejército?

Acabo de ver la tapa del P/12. Era previsible. Pero aún así no deja de darme ganas de escribir un post. Lo que molesta no es solo la obviedad. Lo que molesta es la carencia que la obviedad esconde o no deja ver. Porque la verdad que es una suerte que Pando exista. Es una suerte porque su figura impide que se vea el espacio vacío que surge a la sombra de los juicios a los genocidas militares. Tendríamos que rogar que Pando siga haciendo papelones mucho tiempo más. Porque los dirigentes de lo que vendrían a ser los sectores populares no tienen la menor idea de qué hacer con la defensa nacional. Como mensaje, la ex constituyente frepasista puede funcionar. Pero con eso no se responde a la pregunta de cuál es el rol de las Fuerzas Armadas en la democracia. Mientras el eje del debate sea Pando, podemos pilotearla con un poco de memorabilia nac and pop. Pero eso no funcionó cuando personajes con mucha más aceptación proponían la unificación de la seguridad interior y la defensa. Y no va a funcionar en caso de que en algún momento la conflictividad social vuelva a ganar terreno y el lenguaje deje de ser el de la reivindicación de los apropiadores de bebés para pasar a ser el largamente más presentable discurso del antiterrorismo, la unidad nacional o lo que sea que esté de moda.

Ya es hora de que tengamos una política de defensa para la democracia. Orientada estratégicamente a la región y con una fuerte profesionalización de las tres fuerzas. Si no podemos encontrar cuál es el rol del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea en la democracia argentina, más vale que dejemos de perder el tiempo y hacérselos perder a los soldados y cerremos esos boliches que bastante caros salen.

Fuente:www.labarbarie.com.ar

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario