¿Saben qué mató a Favaloro?

Hoy leo el manchancho de ayer en el Senado Argentino y siento vergüenza. El tema que se estaba tratando era la Declaración de Emergencia Sanitaria a nivel Nacional. Promovido incluso por el oficialismo.

Luego un llamado telefónico (dicen que de la Presidenta a Pichetto), y lo inexplicable. Todo se suspendio “por una semana”.

Es que no hay un poco de humanidad en este gobierno?

No se por qué me vino a la mente el recuerdo del Dr.Favaloro. Cuánta enseñanza en su vida e incluso en su muerte por Dios!

Me permito transcribir alunos párrafos de esas cartas que se difundieron luego de su suicidio.

*Mientras empuñaba ese revólver, una carta al presidente De la Rúa dormía en un cajón de la Casa Rosada. Nunca fue publicada en un diario. Decía:

Estimado Fernando:
“Te escribo estas líneas porque nuestra Fundación está al borde de la quiebra (…). Tenemos emergencias ineludibles que deben solucionarse en los próximos días. Necesitamos alrededor de seis millones de pesos.
No tengo conexiones con el empresariado argentino. (…) a veces choco con algunos ‘peces gordos’ como Amalita o Goyo Perez Companc. Por eso, uno de los pedidos que te hice en nuestra última charla era que utilizaras tu influencia para conseguir la ayuda que tanto necesitamos.
En fin, te ruego que influyas para conseguir una donación urgente, creo que es el camino más corto. Perdoname por el pedido. Te escribo desde la desesperación. Nunca en mi vida estuve tan deprimido. Con el afecto de siempre, René Favaloro”.

*Despues de siete años, De la Rúa acepta que no leyó la carta a tiempo, pero rechaza las imputaciones sobre falta de apoyo oficial: “De ningún modo hubo abandono a Favaloro. Al contrario, estábamos encima. Teníamos una relación de mucho afecto y amistad. Fue mi asesor en la Nación y en la Ciudad”.

*No sólo sintió ahogo por la corrupción en las obras sociales sindicales, sino también por trampas en clínicas privadas, a las que acusó de contar con “personal bien entrenado” para hacer negocios con la salud de la gente: “A docenas de cardiólogos —escribió en su adiós—, lo que más les interesa es el dinero”.

Favaloro se despidió derrotado: “Es indudable que ser honesto en nuestra sociedad corrupta tiene un precio. A la larga o a la corta te la hacen pagar”.

Favaloro, unos dias antes de morir, le manda una carta al presidente del diario Nacion, con fines personales. Hoy esta carta es revelada al publico, y dice mas o menos asi:

“.. como se me trata en el mundo en contraste con lo que sucede en mi país. Me refiero a aquellos vinculados al quehacer médico. La mayoría de las veces un empleado de muy baja categoría de una obra social gubernamental ni contesta mis llamados.”
“En este último tiempo me he transformado en un mendigo. Mi tarea es llamar, llamar y golpear puertas para recaudar algún dinero que nos permita seguir con nuestra tarea.”
Solo quiero decir que el final se acerca de a poco. No es para que te asustes, pero todo esta consumado, y siento que estoy solo en esta sociedad, realmente, de mierda.” Con mucho afecto, Rene Favaloro.

Fuente:taringa


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario