“Si yo me quemo, que otros también se incendien”

En dos oportunidades durante su gobierno, Carlos Saúl Menem utilizó la política de señalar: “Si yo me quemo, que otros también se incendien”. La primera vez fue con motivo de que se hubiera descubierto que su secretario privado Miguel Ángel Vicco –el de la leche adulterada– debía 40 millones de dólares. Rabioso, mandó el ex presidente que se publicara el listado de todos los deudores con el Banco Central: surgía de allí que había en danza más de 14 mil millones de dólares.

La segunda vez fue por el tema “venta ilegal de armas”. Siempre me pareció antirrepublicano que existieran leyes y decretos secretos. La norma tiene que ser conocida por el pueblo quien, por soberano (artículo 33 de la Constitución Nacional) tiene que saber de qué se trata. El poder es delegación, por lo que el delegado no puede ocultar nada al delegante. En ese sentido, aunque no esté vinculado con el caso, alguna batalla dimos en un proceso y obtuvimos un fallo de la jueza Clara Do Pico, quien sostuvo que debían publicarse todas las llamadas “leyes secretas”. Apeló el Estado contra la sentencia y la versión de Cristina senadora fue la de postular la publicación de todas las leyes secretas. Golpe de timón: “Haz lo que yo digo, no lo que yo hago”.

Algunos consideran que los decretos sobre armas tienen que ser secretos por la naturaleza del tema. El mundo de las armas habla de una supuesta regla de confidencialidad. Furioso Menem por el crecimiento de la causa donde aparecía firmando decretos que mentían en cuanto al destino de las armas, mandó publicar todos los decretos sobre armas anteriores a su gestión. Los había firmados por Raúl Alfonsín, aunque sus defensores sostuvieron que las ventas de los radicales fueron económicamente transparentes, y entre organismos oficiales del país vendedor y del país comprador. Armas, drogas, blanqueo, jubileo: ¿son sinónimos?

* Abogado denunciante en la causa por la venta ilegal de armas.

Ricardo Monner Sans

Fuente: criticadigital


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario