Ingrid, más que un nombre

Triunfa el terrorismo cuando despierta el temor de la mediocridad y este temor se convierte en una amenaza a las instituciones. La madre de Betancourt en la desesperación por una hija secuestrada cinco años le hace el juego político a los secuestradores tratando a Uribe como al intransigente.

Los espectadores que se conducen por la primera emoción cumplen la segunda parte de la estrategia terrorista (y por lo tanto aumentan los incentivos para que el terrorismo continúe) cuando se ponen en la misma posición dirigiendo sus dardos contra el presidente Colombiano. El final, la última victoria se consigue años después criminalizando la función del gobierno de defender a a la población.

La mediocridad hace del mundo un lugar muy peligroso.

Fuente:www.josebenegas.com

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario