A pesar de todo . . .

La Vicchio nos recordó aquel poema de Marcelo Sanjurjo que dice: “… Desnudó a los hipócritas mandamases del fútbol. Lloró como tan sólo lloran los que su juegan. Y como pasa siempre con los cristos de barro lo colgaron en la misma cruz de su entrega…”.

www.maguila-y-yo.blogspot.com

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario