ACTITUD DURANTE LA TORMENTA

En el Hagakure o libro secreto de los samurais, hay un párrafo que se titula: Actitud ante la tormenta que dice así:

“Cuando a uno le alcanza un inesperado chaparrón, se pueden hacer dos cosas: o bien se echa a correr lo mas rápido posible o se pone uno a resguardo bajo los aleros de las casas que bordean el camino. De todas formas, siempre se terminará mojado. Pero si uno se prepara mentalmente, y con anticipación, a la idea de quedar mojado, no se sentirá muy contrariado por la llegada de la lluvia”

Muchas veces he pensado que una actitud correcta para afrontar ciertos obstáculos no nos hará el camino fácil pero si mucho mas claro. Si muchas veces asumiéramos, en vez de afrontar situaciones realmente adversas que en cierto grado son imposibles de revertir (por ejemplo, la lluvia), fluiríamos en vez de chocar contra cada situación poco favorable. Claro, es difícil asumir esto cuando en nuestra cultura nos han tatuado frases como “no hay nada imposible” o “la perseverancia vence”, pero creer que nada es imposible es absurdo y empeñarse en algo que definitivamente no dará frutos es de necios, una pérdida de tiempo. Estás frases sin inteligencia, no son nada. Todo esto me recuerda a algo que leí una vez (sospechosamente parecido al párrafo del Hagakure, pero mucho mas occidental, relativamente):

“La única forma de soportar revés tras revés es amando la idea misma de revés. Si se logra, no hay más sorpresas: se es superior a todo lo que ocurre, se es una víctima invencible.”

E.M. Cioran, Del Inconveniente de Haber nacido

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario