Al maestro con cariño

Los docentes tienen una vida mucho más rica que la que cuentan los medios cuando hacen paro, o las imitaciones y canciones que dan cuenta de maestras “brujas que tomano café”.

Los docentes son una fuente inagotable de amor a la niñez y a la adolescencia. Esa etapa de la vida que pocos quieren y pueden acompañar con idoneidad.

Dedican su vida a ellos y por lo tanto al futuro de cada sociedad.De cada comunidad que a veces no entiende el importantísimo trabajo de ser maestro.

Aquí un ejemplo:

Como dice Graciela Frigerio:

“Toda institución, toda sociedad, produce un resto, efecto no siempre querido ni buscado. Sin embargo, hoy el resto, en nuestra sociedad, no es el producto indeseado ni el efecto perverso (no querido, no buscado) de una política. El resto, da cuenta de la eficacia de las políticas. No de su fracaso, no de su descuido, sino de su éxito.

Cuando el resto (como en el País de las últimos casas de Paul Auster o en nuestras calles) se desplaza en los anocheceres para engañar su hambre con las sobras; cuando una minoría solo ofrece los restos del festín a las grandes mayorías, el argumento del efecto indeseado (e inevitable) pierde la racionalidad de la que quieren rodearlo.

En este contexto donde hoy transcurren infancias y adolescencias cuyo plural no viene a dar cuenta de una multiculturalidad intrínseca, de una diversidad cobijable bajo la noción de semejanza, sino de la perdida del singular : comunidad.

El número graficado en columna, vuelto dato, el número desencarnado omite el nombre propio de cada caso, la singularidad del otro, la vida de cada uno.

¿Cómo restituir un nombre propio? No pobre, no carenciado, no marginal, no vulnerable, menos aún pobrecito. ¿Cómo recuperar un nombre que no se diluya en el montón?.”

(“De infancias y adolescencias. Teorías y experiencias al borde” Pág. 7, Editorial Noveduc).

Todo lo expuesto por Frigerio nos sirve como puntapié para la introducción de este proyecto, que tiene como base fundacional los Derechos de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

Desde nuestro punto de vista, y haciendo referencia a este último interrogante planteado por la autora, no existe posibilidad alguna de recuperar aquel nombre “que los nombre” y no los “diluya”, sin recurrir al concepto de “sujetos de derecho”, ya que allí reside la base del trabajo para poder recuperar una forma de entenderlos, de nombrarlos, de incluirlos, de garantizarles sin restricciones SUS DERECHOS…

La Convención sobre los Derechos del Niño fue incorporada a la Constitución Nacional y a la Constitución de la Provincia de Buenos Aires en 1994. Esta norma tienen una enorme influencia sobre la infancia, puesto que se ocupa de garantizarles a los niños y jóvenes sus derechos.

Cada vez que hablamos de proteger estamos hablando, pues, de proteger esos derechos, y sabremos que, detrás de esos derechos, hay leyes que obligan a respetarlos. Que jóvenes que sufren la exclusión social por determinadas circunstancias socioeconómicas y culturales que los llevaron a tal situación, puedan reflexionar y debatir sobre sus Derechos conjuntamente con otros adolescentes y jóvenes que se encuentran en una situación más favorable de vida, nos permite no solo saber lo que piensan, sino también permite que lleguen a conocer que la letra fría de una ley puede beneficiar su situación o la de sus hijos.

Además, el intercambio de ideas en el marco de un proyecto de carácter interinstitucional como este, favorece el crecimiento individual y comunitario de los actores involucrados, quienes podrán en un espacio de plena libertad, manifestar sus ideas y opiniones, aprendiendo a valorar no sólo las diferencias en criterio y pensamiento, sino que además les permitirá enriquecerse tomando distintas opiniones y fortalecer así su concepto de condición de sujeto de derecho y emprender el camino del ejercicio de sus derechos, con el objetivo que esos postulados puedan ser definitivamente garantizados y cumplidos en todos los ámbitos de la sociedad.

Leer todo el trabajo acá

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario