Bolivia paralizada

Por 24 horas los autonomistas cortarán las rutas más importantes del país

 El reclamo por la devolución del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) mantiene activas a las prefecturas autonomistas en Bolivia, luego del referendo revocatorio que ratificó a Evo Morales en el gobierno. Durante todo este miércoles las principales rutas del país estarán cortadas. El masismo denuncia la actividad de grupos de choque para provocar la represión del gobierno.

Tres de los departamentos autonómicos bolivianos, Santa Cruz, Beni y Pando, bloquearán este miércoles 20 de agosto todos los puntos de conexión entre sus fronteras y las cuatro regiones restantes del país. Así lo decretó el Presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Branko Marinkovic, luego de levantar el paro cívico de este martes, que se desenvolvió de manera contundente y tranquila en esas prefecturas, Tarija y Chuquisaca.

De acuerdo a los argumentos de Marincovich, mientras el Gobierno de Evo Morales no devuelva a las regiones el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) confiscado, las medidas subirán de intensidad hasta lograr con que se atienda la demanda de más del 60% del territorio nacional.

“Seguiremos luchando con los métodos que estén a nuestro alcance, siempre por medios pacíficos, a diferencia del gobierno que promueve la violencia”, resaltó.

Marinkovic agradeció a la población de cinco de los nueve departamentos bolivianos, donde se vivió una jornada tranquila, en la que las familias se quedaron en la casa, salvo unos cuantos incidentes en dos municipios, uno en Tarija y otro en Santa Cruz.

Consultado respecto del daño que ocasiona al país este tipo de medidas, el Presidente del Comité recordó que la medida durará sólo 24 horas y que Evo Morales como dirigente de los cocaleros protagonizó una gran cantidad de bloqueos, uno de los cuales duró 40 días y recalcó que esas son las acciones que en verdad erosionan la economía nacional.

Por otra parte, destacó que con el recorte de ingresos por el IDH, sólo en el departamento de Santa Cruz, se suspende el mantenimiento de 70 mil kilómetros de caminos, se dejan de construir tres mil kilómetros de tendido eléctrico; mil pozos de agua no se podrán perforar y se pierde la posibilidad de contratar a cuatro mil profesionales de la salud o nueve mil maestros.

“Más daño nos hace no poder aplicar la autonomía, no tener maestros, médicos, agua potable y luz eléctrica. El paro es el medio democrático y pacífico de resistencia de la sociedad contra el abuso del poder y el uso de la fuerza”, remarcó.

Mientras tanto, los líderes de Chuquisaca y Tarija analizarán durante la jornada si asumen ésta u otras medidas para continuar con la batalla por la recuperación de los recursos del IDH.

En los cinco departamentos se cumplió un paro de actividades que en la capital cruceña derivó en incidentes violentos.

Entre tanto, el portavoz de la Presidencia, Iván Canelas, tras calificar como un “rotundo fracaso” a la medida de los opositores, declaró “Nosotros consideramos que el diálogo está abierto y que la mejor solución, en vez de asumir ese tipo acciones irracionales, es sentarnos en una mesa y negociar”.

De acuerdo con el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, tras 24 horas de un paro en esos territorios, la nueva medida solo traerá perdidas para las regiones y sus pobladores.

Quintana adelantó que, pese a la responsabilidad como Estado de garantizar vías expeditas, el Ejecutivo no intervendrá en los bloqueos de caminos para evitar enfrentamientos.

“Es clara la provocación de ese tipo de medida impulsada por prefectos como el cruceño Rubén Costas o el acaudalado empresario Branko Marinkovic, que sólo buscan sembrar más violencia”, remarcó.

La autoridad también aseveró que hay indicios del empleo de francotiradores y de grupos armados, de gente pagada dispuesta a matar, que preparan emboscadas a las fuerzas públicas si deciden intervenir.

Interpelado sobre evidencias de este nuevo escenario, Quintana recordó la situación la víspera en Santa Cruz, donde grupos de choque como la Unión Juvenil Cruceñista recorrían armados la ciudad y comunidades periféricas para implantar el paro por la fuerza.

La Unión Juvenil Cruceñista (UJC) y los grupos de  choque organizados por pobladores que apoyan al Gobierno en Santa Cruz, protagonizaron ayer incidentes de violencia que dejaron un saldo de al menos dos policías y seis trabajadores de medios de comunicación brutalmente golpeados, además de considerables destrozos materiales.

Los desmanes comenzaron en la madrugada y se prolongaron hasta entrada la noche, convirtiendo a la ciudad de Santa Cruz en la única de las cinco regiones movilizadas que acompañó la medida de presión con enfrentamientos y abusos cometidos por ambos bandos en disputa.

Fuente: Urgente 24

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario