Botineras: un modelo en crisis tras la frustrada boda de Zaira

“Odio a todos los jugadores de fútbol. Es una rama totalmente desagradable y mirá que te lo digo yo, que estoy embarazada y a punto a de casarme con uno.” ¿Honestidad brutal o sentimiento oculto en el fondo de su corazón? Natalie Webber es modelo. Hace un año dejó todo para irse a vivir a Italia con Mauro Zárate. Profesión: jugador de fútbol. Estrella del Lazio y valuado en 15 millones de euros.

La noticia de la separación de Zaira Nara y Diego Forlán dejó helada a esta modelo de 25 años. “Me pegó re mal, me solidarizo con ella. Dejó todo para seguirlo a él y mirá cómo terminaron”, dice a PERFIL.

Natalie y Zaira representan las dos caras de una misma moneda. La felicidad y la tristeza encarnada sobre una ecuación algo compleja: mujer bonita que se enamora de deportista exitoso y millonario. Como ellas, Luli Fernández, Evangelina Anderson, Melina Pitra, Wanda Nara, Eliana Guercio, entre otras, alguna vez comenzaron a vestir las mejores marcas, viajar por el mundo y a darse algunos gustos premium. En este contexto, frágil como una caja de cristal, ellas, las llamadas “botineras”, repitieron alguna vez en el comienzo de sus historias: “No me interesa estar con él por la plata”. Una frase políticamente correcta.

Pero también se encontraron con la soledad de una misma pregunta: ¿vale la pena dejarlo todo para seguirlos a ellos? Ya lo dijo esta semana Carolina Baldini, ex mujer de Diego Simeone, a propósito del contrato prenupcial que firmó Nara: “Te hacen dejar tu laburo, te hacen firmar que si te peleás, de quién sea la culpa, te quedás sin nada. ¡Al final, es como entrar en una cárcel de cristal!” .

En Twitter, “la Chola” ofició de consejera experimentada y le dijo a Wanda Nara: “¿Qué te dije en Catania, en la cena? No te olvides ni una sola palabra”. Enseguida, la rubia le respondió: “La libertad no tiene precio. Sí Caro, tus palabras me siguen dando vueltas. ¡Estoy en crisis total! Reflexionando tantoooo…”.

“No es fácil”, dice Natalie Webber. “A mí me costó mucho dejar mi carrera. De hecho, tuvimos varios discusiones por eso. Al principio sentía que él estaba en deuda conmigo: justo cuando estaba empezando a triunfar, dejé mi trabajo. Pero no me arrepiento: tengo al hombre más hermoso del mundo conmigo. Si tuviera una situación así, donde Mauro quiere hacer un contrato, me separo. No me podés proponer casamiento pensando en lo que va a pasar si nos separamos.”

Fernanda Vives, esposa del jugador Sebastián Cobelli, espera un hijo, al igual que Natalie. Ella asegura que nunca dejó de trabajar. “En este momento no lo estoy haciendo porque voy a ser mamá, pero cuando estuve afuera con él, seguí trabajando. No tenemos esa privación de ninguna de las dos partes”, dice a PERFIL. Carolina Molinari, otra modelo, casada con Mariano Pavone, asegura que tampoco cambió carrera por pareja. “El sabe que me gusta lo que hago. Mientras estuvimos de novios, seguí trabajando. De hecho, también lo hice cuando vivimos en España.”

Continuar leyendo en la edición impresa de PERFIL.

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario