Cae una banda en Chaco que prostituía a menores indígenas

Reclutaban mujeres, mayores y menores de edad, las llevaban engañadas a distintos puntos del país y allí, amenazadas y castigadas, las prostituían. Una organización que se dedicaba a la “trata” fue desarticulada por la Policía Federal, luego de 11 allanamientos simultáneos en Chaco, Córdoba, Tandil y Río Gallegos.

En el operativo, realizado por detectives de la División Trata de Personas de la Superintendencia de Investigaciones Federales, fueron detenidas 12 personas. En total fueron rescatadas 20 mujeres, de los locales nocturnos donde eran explotadas.

Tuvo intervención la Justicia Federal de primera instancia de Roque Sáenz Peña, Chaco, a cargo de la doctora Zunidalda Niremperger, ante la Sria. Penal correccional a cargo del Dr. Bosch. La jueza destacó el trabajo conjunto realizado por la División de Policía Federal, la División Rescate y Acompañamiento a las Víctimas de Trata del Ministerio de Justicia de la Nación y la División Trata de Personas de la Policía del Chaco.

La investigación llevó meses y finalmente se determinó que se trataba de una red de “trata de personas” que funcionaba en el Chaco y que tenía conexiones en distintos puntos del país.  La banda se dedicaba a captar a menores indígenas para llevarlas y colocarlas en ciudades del interior del país.

Cada uno de los componentes de esta red de “trata de personas” cumplía un rol específico. Por un lado estaban el captador, el pasador y el transportador, este último era el que producía a las mujeres en un salón de belleza,  vistiéndolas para cambiar sus aspectos. Y por otro, estaba “el colocador” que ubicaba a las víctimas en locales nocturnos, donde finalmente “el ablandador” las sometía.

Los delincuentes actuaban complotados con otros que las privaban de la libertad, para someterlas a la  esclavitud sexual y ser explotadas en locales privados, wisquerías, pools, y bares.

Los allanamientos realizados en la provincia del Chaco fueron en la calle Leandro Alem al 200 y en Juan José Castelli, Barrio 95 manzana 6. En Córdoba, en la Ruta 36 Km. 674, en la ruta 2 de la localidad de Villa Azcazubi en el local “La Legua”, en la ruta 36 Km. 684 de la localidad de Berrotaran en el local “La Cueva”  y en la ciudad de Tandil en la ruta 226 en su cruce con la 30, y en Rió Gallegos Provincia de Santa Cruz, en las calles Corrientes al 800 y Vélez  Sarsfield al 900.

Se secuestraron teléfonos celulares, libretas con los nombres de las rescatadas, facturas comerciales, cuadernos con nombres de clientes, medicamentos, croquis de mapas, listados de seudónimos equivalentes a los nombres de las rescatadas, documentos y boletos de micros.

Los detectives de Trata de Personas establecieron que los captores ofrecían falsas promesas de trabajo de niñera en casas de familias, de tareas de limpieza, atención de enfermos y en comercios. Así las engañaban y luego las capturaban.

Las mujeres eran encerradas y obligadas a vivir en alojamientos precarios, enrejados por dentro y por fuera, separadas en boxes, en total estado de hacinamiento, con baño y cucheta, donde pasaban sus días. Eran obligadas a salir sólo para ejercer la prostitución, y si se negaban, eran golpeadas salvajemente, quemadas con colillas de cigarrillos en la espalda y privadas de la alimentación.

“Ablande”. Así se conoce, según los investigadores, a la modalidad que practicaba la organización: las sometían, las violaban y les torcían su voluntad, para que una vez que se daban por vencidas, las jóvenes comenzaran a responder a la voluntad de sus captores.

Fuente:online-911.com

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario