Capitanich festeja los 15 de su hija en el ostentoso Tatersall

En contra del estilo austero que quisieron instalar los Kirchner en los comienzos de su gestión, el gobernador de Chaco -que está sumido en la pobreza y el dengue-, Jorge Capitanich, le fstejará este sábado (18-04) el cumpleaños de quince a su hija Guillermina en el coqueto Tattersall del Hipódromo de Palermo, un salón inaugurado en 1898 caracterizado por ser el centro de los grandes eventos sociales porteños que estuvo varias veces bajo el foco de la Justicia.

Mal momento y equivocada forma encontró el gobernador del Chaco, Jorge  Capitanich, para festejar el cumpleaños de 15 de su hija mayor, Guillermina  Capitanich.En momentos que la postergada provincia del Chaco pasa por la peor epidemia de  dengue por desidia del Gobierno -la encargada del área es la mamá de la  cumpleañera, Sandra Mendoza de Capitanich– la familia decide festejar a toda  pompa en uno de los salones más caros y exclusivos de Buenos Aires. De hecho allí  se realizan fiestas para no menos de 500 personas.

Allí, sólo  el alquiler del salón un sábado a la noche cuesta más de US$ 10 mil, y un  servicio de catering, se cobra unos US$100 por invitado.

Según publicó La Nación, anoche el gobernador analizaba suspender la celebración.

Es que el estilo de vida de la familia Capitanich no admitiría un festejo menor: los  Capitanich tienen un departamento frente al edificio Le Park, una zona exclusiva en  Palermo, y sus hijas, Guillermina y Jorgelina Ema asisten al Belgrano Day School, un  colegio de elite en el abrrio de Belgrano que no cuesta menos de $3.000 por alumno. Claro está, lejos están los Capitanich de contraer dengue en las zonas más bacanas de la  Capital Federal.

La noticia del festejo seguramente le costará un tirón de orejas al niño mimado de  los K. Es que a Néstor Kirchner le pone los pelos de punta que trascienda que sus súbditos se  dan la gran vida al estilo menemista que Kirchner tanto critica.

De hecho cuando trascendió que Rudy Ulloa había adquirido una costosa propiedad  en San Isidro por pedido de su esposa, el ex chofer devenido en empresario  multimediático, se ligó flor de reto. Hasta se dijo que Kirchner por un tiempo le soltó  la mano.

En el caso de Capitanich, la elección del salón tampoco los ayuda. El dueño del  fastuoso edificio es el empresario Mariano Bernstein, acosado por el Gobierno desde  que le habrían solicitado que cediera el predio en Palermo dónde el empresario  había constrido unas gradas similares en capacidad al estadio Luna Park. La  operación no se concretó y en julio de 2008, la Cámara del Crimen procesó a  Bernstein, por alquilar el salón que estaba clausurado.

El gobierno porteño lo había clausurado por falta de habilitación, pero el lugar  continuaba siendo utilizado para la realización de eventos de participación masiva.

Además fue detenido por evasion tributaria en Gendarmeria y soportó 12 auditorias  de AFIP. Le cuesitonaban la compra que hizo al Banco Central de los terrenos donde  ahora funciona Village Recoleta.

Fuente:urgente24


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario