Carta a Cristina desde Santa María

Señora Presidenta:

Está bien que se venga a Tartagal en tiempos de desastre. No hay como ver para que cueste olvidar lo que hacen las desgracias con la gente.

No se preocupe si no conoce porque nunca antes pasó por el Barrio Santa María. Seguro más de un obsecuente se ocupará de mostrarle donde estamos.

No quiero aprovechar la desgracia para reprocharle. Ni para juzgarla por no haber escuchado antes los pedidos de hacer algo para parar los desmontes.

Vió lo de la ley de bosques y las talas y lo de los glaciares? Estas son las consecuencias. Por eso le insistíamos tanto para que agilice.

Igual entiendo que Ud. está tan ocupada que con todo no puede sola. Más les echo la culpa a los de esta tierra que le mienten de que todo está bien cuando no es cierto.

No quisiera que culpe al alud por lo que vaya a ver cuando baje del helicóptero. Esto fue muy malo y el agua se llevo hasta la gente. Pero más o menos así estábamos antes.

Antes también teníamos barro y hambre y dengue. Pisos de tierra estábamos descalzos. No fue sólo el agua. Es la miseria.

Los piojos ya estaban, y la basura, no había cloacas ni asfalto y las casas de material eran promesas en tiempos de campaña. Sí había madera y chapa y vecinos que ayudaban a levantar las taperas donde vivimos.

No le eche la culpa al barro Señora Presidenta. Lástima que no conoció antes Santa María. El agua nos llevó los colchones y hasta los perros. Nos mojó la ropa vieja y nos enfrió un poco el alma.

No se si quiero que baje el agua porque esto parece una fiesta. Mire cuanta gente , y hasta Usted se toma la molestia de venir a vernos.  Salimos en la tele  y llegó un camión lleno de cosas. Sabe qué pocas veces a una le reglan algo?

Hoy me preguntaron qué necesitaba un señor con un micrófono. Y nunca antes me habían preguntado eso, así que me quedé muda. Lástima. Me hubiera gustado que me salga que necesito el documento de mi guagua y un trabajo y que haya vacunas en la salita y poder hacer estudiar a mi hijo.  Pero me puse nerviosa y por eso le escribo.

Gracias por venir a visitarnos Señora Presidenta. Vuelva si hay otro alud que es tan lindo verla.

Olegaria


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario