CFK pasó de puntillas por Madrid

El presidente del Congreso, José Bono, tuvo que recolocar apresuradamente los micrófonos cuando la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en vez de ponerse en pie para leer su discurso, como él mismo había hecho, se quedó sentada. No por falta de respeto sino, seguramente, por falta de conciencia del carácter del acto: una sesión extraordinaria y solemne de las Cortes, reservada a los jefes de Estado de los países más amigos.

Kirchner tampoco pareció reparar en la inoportunidad de defender el diálogo con los terroristas un día después de que ETA hiciera estallar un coche bomba.

Finalmente, los continuos retrasos (incluso en la cena de gala que le ofrecieron los Reyes) alimentaron la sensación de desinterés que rodeó la visita, cuya duración se recortó, antes de empezar, de tres jornadas a dos.

Y es que Fernández pasó de puntillas por Madrid. Eludió reunirse, como es habitual, con un grupo de empresarios. No se quiso arriesgar a repetir una “cumbre borrascosa” como la que, según sus palabras, protagonizó su marido y antecesor, Néstor Kirchner, cuando visitó España en 2003. Prefirió recibir por separado y en privado a directivos de algunas empresas con fuertes intereses en su país, como Repsol-YPF o Telefónica. Y frustró la expectativa de que su visita sirviera para zanjar el contencioso de Aerolíneas con Marsans.

Al no correr riesgos, tampoco podía haber ganancia. “La confianza de las empresas españolas está intacta”, dijeron fuentes diplomáticas. Y la desconfianza.

Fuente: www.elpaís.com


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario