Circula via correo electronico: Un deber como Argentino

Se le otorga setenta y dos horas al Congreso de la Nación Argentina para poner en vigencia los procedimientos Administrativos en relación a la ley de acefalia. El Vicepresidente de la Nación deberá asumir sus deberes tal cual lo establece la mencionada ley, sin dilación ya que pronto se estarán radicando las denuncias pertinentes a nivel Nacional y ante los foros internacionales sobre los funcionarios responsables de velar por el debido cumplimiento de lo establecido en la Constitución Nacional.En caso de que la Cámara Alta o la Cámara Baja del oficialismo, no se presente a tratar ante los graves hechos puestos de manifiesto y que son de conocimiento público, pretendiendo negarse a otorgar el quórum correspondiente. Se informa que corresponde el desafuero automático y prisión de todos los funcionarios del Legislativo Nacional, que en conocimiento de los graves delitos que afectan a la Nación entera y a la Constitución Nacional vigente, omitieran los deberes de su función, retardan la justicia o tomaran partido haciéndose participes necesarios en la comisión de los ilícitos o en su defecto entorpecieran el accionar de la justicia.

Se recuerda que el principio de la norma otorga fueros mientras dura el debido proceso y siempre y cuando el imputado no fuera encontrado en forma infraganti en la comisión del delito, en cuyo caso la perdida de los fueros parlamentarios es inmediata, quedando el ciudadano sujetos a las leyes vigentes al momento de la comisión del mismo.

Así mismo, se requiere la inmediata intervención de los fiscales Federales de la Nación, para que dicten el pedido de captura y la inmediata reclusión del ciudadano de Nacionalidad Argentina de nombre Néstor Carlos Kirchner. Las demostraciones recientemente evidenciadas en los 79 días de negociaciones en la crisis agraria, han puesto de manifiesto que el citado ciudadano, en su calidad de esposo de la Señora Presidente de la Nación Argentina, ha avasallado la autoridad presidencial, produciendo un verdadero golpe institucional.

Es de conocimiento público y notoria la intromisión del citado ciudadano por la mera condición de ser su esposo en Asuntos de Estado, los cuales están fuera del área de su influencia ya sea por cuanto no integra los cuadros de la función pública del Gobierno Nacional, ni ha sido democráticamente elegido para el cumplimiento de función Pública alguna.

Sin perjuicio de ello mediante el tráfico de influencia y mecanismos que deben ser puestos a la consideración de Suprema Corte de Justicia (en relación a la seguridad de la Señora Presidente Constitucional de todos los Argentinos, en atención a la condición de libertad de elección y de discernimiento que debe primar en todo Acto Jurídico que la misma deba tomar en razón de su Cargo). El citado ciudadano y como resulta obvio desestabilizo, desautorizo e hizo fracasar, los innegables esfuerzos de la Señora Presidente de la Nación en el actual conflicto que el Gobierno Nacional hoy mantiene con el sector Agrario y que incluso trajo como consecuencia la renuncia de un alto funcionario de Ejecutivo Nacional como el Sr. Ministro de Economía Martín Lousteau.

Cabe señalar al respecto que, la presencia del Señor DE ELIA y sus fuerzas piqueteras, atacando en Plaza de Mayo a la ciudadanía, la que espontáneamente se reuniera a fin de demostrar su descontento por los graves hechos que se venían gestando.

Su participación posterior en los actos partidarios en sitiales de honor otorgados por el ciudadano Néstor Carlos Kirchner al propio De Elia y las declaraciones violentas y reaccionarias que son de conocimiento público realizadas por este a los medios, en concordancia con lo manifestado por el citado Kirchner en sus actos de barricada. Ponen de manifiesto que este último es el autor intelectual y responsable de los graves delitos de sedición e intimidación que en perjuicio de la ciudadanía realizo De Elia y su grupo de Choque.
Queda claro entonces que el grado de violencia verbal y física a la que Néstor Kirchner ha llegado, que su agitación, su exacerbada vehemencia y su total falta de serenidad, permiten inferir que pueden existir razones más que suficientes para poner en dudar su salud mental, su propia objetividad y por supuesto pone en riesgo la seguridad e integridad de la Señora Presidente Constitucional de la Argentina, y de hecho a la República Toda.

Es prueba más que suficiente para mover los resortes Constitucionales, que la respuesta a la problemática agraria no haya salido del Ejecutivo Nacional, ni de la Señora presidente de la Nación, ni de ninguno de sus ministros. La misma fue suministrada a la Nación por un supuesto partido político liderado por el Sr. Néstor Carlos Kirchner.

El asumir un problema del Estado Nacional, desde fuera de su estructura, sin la autoridad necesaria y llevando al país al extremo de un conflicto civil de gravísimas consecuencias, lleva a los ciudadanos en defensa de las Instituciones republicanas a exigir a la Suprema Corte de Justicia, al Defensor del Pueblo y al Congreso de la Nación a tomar inmediata intervención en el asunto.

Tanto los que votaron por la Señora Cristina Fernández de Kirchner, como aquellos que no lo hicieron tiene la obligación moral de exigir el respeto a la institución Presidencial. No sabemos y menos después de que el ciudadano Néstor Carlos Kirchner llamara a la sede partidaria a los piqueteros violentos a recibir órdenes, si la Señora Presidente de la Nación está o no en ejercicio de sus funciones. No es ilógico pensar que la misma puede haber sido privada de su capacidad de gobernar, amenazada, intimidada o amedrentada por este ciudadano común, el cual hace pocas horas se atrevió a atacar, intimidar y amenazar a la Nación Entera desde su sede partidaria.

Desconocemos por la ausencia manifiesta de todos los gravísimos problemas que aquejan a la nación de la Señora presidenta. Si ella está o no en condiciones de gobernar, o si ha sido despojada mediante intimidación o violencia física o mental de los atributos legítimamente ganados por elección popular.

Desconocemos si tiene la debida libertad, la intencionalidad o el debido discernimiento a fin de garantizar la validez de sus actos o si por el contrario todos ellos o algunos fueron cercenados por su marido y hoy nos enfrentamos a actos jurídicos nulos de nulidad absoluta y nos encontramos gobernados por un Usurpador.

Fuente: TotalNews 

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario