Cómo es la polémica terapia de las vidas pasadas

Una disciplina propone resolver traumas actuales con un viaje hasta la reencarnación donde supuestamente se generaron. Dudas y críticas. J. Licitra.

“Hay heridas que a veces van más allá de lo uterino, es decir que se originan mucho antes de nuestro nacimiento –me explicó Sirito antes de acostarme–. Esta técnica no se opone al psicoanálisis, sino que es un complemento. La diferencia, en todo caso, es que acá se trabaja con las emociones y no con la reflexión sobre aquello que nos está pasando”.
Sirito estira las vocales cuando habla. Le pedí que me dejara experimentar alguna de sus sesiones para contarla mejor en mi nota y ella fue generosa. A Sirito no le molesta que su disciplina tenga poca credibilidad. Ella sabe que la fe en vidas pasadas no es algo probable dentro de, por ejemplo, la comunidad científica. En su página Dios.com.ar, Alejandro Agostinelli –especialista en pseudociencias– dedica todo un apartado a este tipo de terapias. En su artículo Regresar a vidas pasadas: en busca de la biografía perdida explica que la reencarnación –siglos atrás– era una creencia que legitimaba el sistema de castas imperante en sociedades como la india, donde la única forma de progreso consistía en tener la suerte de encarnar en un sujeto más afortunado. Con el paso de los siglos, esta mirada se fue integrando a la cultura occidental y se convirtió en base de nuevas psicoterapias. “Las terapias de regresión no despiertan el recuerdo de vidas anteriores sino que consolidan las creencias anteriores del paciente –escribe Agostinelli–: el regresado se limita a reelaborar la información estereotipada que almacena en su memoria”.

Lea la nota completa en:
http://www.criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=5432

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario