Con todo respeto… Esto va en serio?

Por Edi Zunino

Escuchen este desopilante diálogo entre la Presidenta y Carlos Zannini, su fiel secretario de Legal y Técnica, a la vez que su principal asesor intelectual. Ocurrió el viernes, a primera hora de la tarde, en el patio Manuel Belgrano:
—Si yo me parara mañana y se abrieran las aguas del Río de la Plata y llegara caminando a Uruguay, algún diario monopólico diría: “Se supo, Cristina no sabe nadar” –se le ocurrió decir a la Señora.
—Te aclaro que el titular de mañana no sería ése sino: “Bíblica, Cristina se comparó con Moisés” –aportó el “Chino” Zannini, en pleno acto oficial por el Día de la Soberanía.
—¡Ay, este Carlos! Tiene el mismo humor ácido que Diego Capusotto.

Pasemos por alto el hecho de que ambos altísimos funcionarios se equivocan de pe a pa. Si algo así llegara a ocurrir, el título de un diario como PERFIL hubiera sido: “La Presidenta confundió el Río de la Plata con el Dique San Roque y la zona residencial de Villa Carlos Paz con el Uruguay”. (Igual le damos la razón y reproducimos el título sugerido en esta nota, y entrecomillado)

Tampoco nos pongamos pesados al punto de negarles el derecho a divertirse un poco. El ejercicio del poder suele ser un factor terriblemente estresante, más aún en nuestro país. Y vaya si se nota.

Claro que de ahí a acusar a un medio, por más poderoso que éste fuera, de impedirle ser tan grande y mítica como quien, según el Antiguo Testamento, liberó al pueblo judío de la bestialidad de los faraones suena, al menos, desproporcionado.

La obsesión de los Kirchner por ser exhibidos en la prensa audiovisual o escrita como lo que nunca fueron (ya sea combatientes contra la dictadura o vívidas reencarnaciones de Manuel Dorrego o, ahora, profetas semidivinos) pareciera haberse consolidado ya como política de Estado. En sólo dos semanas, avalaron los bloqueos a la distribución de diarios y revistas promovidos por los camioneros moyanistas; se pelearon en público con celebrities televisivas para establecer que en la Argentina se puede andar muy tranqui por la calle; avanzaron dos casilleros, de la mano del telenovelesco Guillermo Moreno, hacia el control total de la principal fábrica de papel de diarios; establecieron, con la flamante Reforma Política, duras sanciones para aquellos medios que emitan mensajes electorales partidarios más allá de los asignados por el Estado durante las campañas, así como encuestas ocho días antes de las elecciones, aunque sin aclarar quién evaluará qué clase de información podrá ser considerada “partidista” y cuál análisis político, una encuesta encubierta.

Más a tono con los modales del filisteo Goliat que con los del hebreo Moisés, dejaron que pasara casi inadvertida la justa despenalización de las calumnias e injurias, un delito que, vaya casualidad, suele desprenderse últimamente con más frecuencia desde los medios controlados o comprados por el Gobierno que desde la prensa crítica.

Fuente:www.scolaro.blogspot.com

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario