Conocé el testimonio de un hijo de desaparecidos apropiado

El legislador porteño Juan Cabandié, uno de los hijos de desaparecidos cuya identidad fue recuperada por Abuelas de Plaza de Mayo, brindó un estremecedor relato sobre la relación con sus apropiadores: “Fui criado a los golpes, reveló en el juicio contrasu apropiador.

En el primer día del juicio contra el ex oficial de inteligencia de la Policía Federal Luis Antonio Falco, quien fingió ser su padre de y le ocultó su verdadera identidad, Cabandié describió una tortuosa relación familiar ficticia que perduró hasta que, a los 19 años, decidió romperla.

“Siempre me sometían a malos tratos. Fui criado a los golpes físicos y psíquicos… en esa

casa, que era una sucursal de una comisaría”, en la que “el miedo estaba presente todo el tiempo”, narró Cabandié.

Así, recordó adornos y cuadros con la simbología policial e incluso los regalos con iconografía nazi que recibía Falco, quien además “andaba todo el día armado”, señaló.

El hoy legislador porteño supo en 2004, después de un examen de ADN dispuesto en el marco de los procesos iniciados por Abuelas, que en realidad era hijo biológico de Alicia Alfonsín y Antonio Cabandié —desaparecidos en 1977 por la dictadura— y que había nacido en cautiverio en 1978.

Ante la jueza federal María Servini de Cubría, quien lleva adelante el juicio —que se celebra bajo la modalidad del viejo Código Penal, por lo que no reviste las características típicas de un juicio oral y público— describió una suerte de presión psicológica que los apropiadores suelen ejercer sobre los hijos de desaparecidos.

“Nos hacen sentir culpas mostrándonos lo bueno que fueron al darnos comida y estudios”, reflejó.

Cabandié recordó que Falco, su apropiador, se hacía llamar “Leonardo Fajardo” y que tenía aceitados vínculos con otros represores y apropiadores, entre ellos el ex comisario Samuel Miara, quien hizo figurar como propios a los mellizos Reggiardo Tolosa.

El juicio se extenderá hasta fin de mes, cuando la jueza Servini de Cubría dará a conocer su veredicto. El fiscal federal Carlos Rívolo pidió para el acusado 17 años de prisión, en tanto que la querella, que representa a Cabandié, reclamó que le sea aplicado el máximo de la pena posible, 25 años, por los delitos de “retención y ocultamiento de un menor de diez años” y “falsedad ideológica de instrumento

público”.

Fuente:telam

 

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario