Cristina, la presidenta vs Cristina, La Reina

Cristina, la presidenta vs Cristina, La Reina – Biografia – Un viaje al interior, al pasado y al presente de Cristina Fernández de Kirchner, la primera mujer elegida por el voto popular para conducir el destino de la Argentina. Sueños, ambiciones y secretos de alguien para quien la llegada al poder se transformó en una obsesión. A pesar de que Isabel Perón los gobernó durante casi dos años, los argentinos nunca confiaron su administración …  Por Carlos Pagni para La Nación TNA

a una mujer. Mañana tendrá lugar esa rareza estadística, casi oculta detrás de ministros que permanecen, programas que se reafirman y una solidaridad simbiótica de la señora de Kirchner con el gobierno de su marido. Acaso fue necesario disimular, detrás de esa inercia, la metamorfosis colectiva que podría entrañar el cambio de la condición de senadora a la de Presidenta.

Lo canta Caetano Veloso: “De cerca, nadie es normal”. No es extraño que Cristina Elisabet Fernández sea otra vez, el 10 de diciembre de 2007, el sujeto de una ambivalencia. La de una continuidad en el cambio que impidió hasta ahora discernir su administración de la de su esposo. Esa ambigüedad es política, pero también personal. Muchos de los que se acercan a la biografía de la nueva Presidenta se sorprenden de cómo su vida parece impulsada por una fuerza vectorial, una precoz obsesión por construirse a sí misma, por corregir lo dado. Del mismo modo que salta a la vista una misteriosa abnegación, gracias a la cual esa autonomía se vuelve instrumental. Se obsequia a otro. A Néstor Kirchner. La ecuación del matrimonio se vuelve ahora política, estatal.

Cuando Cristina Fernández nació, el 19 de febrero de 1953, Eva Perón había fallecido hacía ya 7 meses y Ringuelet era todavía el suburbio de un suburbio. Un caserío humilde, en las afueras de La Plata, con quintas y baldíos. Se sabe poco del tiempo transcurrido en ese entorno. ¿En qué infancia no hay un misterio? Cristina contribuyó a crear el suyo con un cuidadoso silencio sobre aquellos años iniciales de los que apenas llegan algunas fotos: al año, soplando la velita; a los nueve, vestidita con el traje de danzas. Ni el nombre de la escuela primaria se sobrepone a esa edad oscura.

Los relatos de amigos y la biografía autorizada que publicó Olga Wornat, Reina Cristina, aportan poco. Una madre fuerte, Ofelia Wilhem, militante sindical en la Asociación de Empleados de Rentas e Inmobiliario (AERI) y reconocida “tripera”, fanática de Gimnasia y Esgrima La Plata, a cuyas improbables hazañas asiste con camiseta y gorro azul y blanco. A doña Ofelia le prohibieron integrar la lista encabezada por el polémico Juan José Muñoz para conducir el club. Razones de Estado.

La señora Wilhem fue el eje de esa casa. En cambio, papá Eduardo fue un colectivero ausente que se integró a la familia cuando Cristina tenía dos años y estaba en camino su hermana, Giselle. Entonces se formalizó el matrimonio. Eduardo Fernández murió en 1982. “Con su hija mayor tuvo siempre poco diálogo y escasas manifestaciones de afecto”, dice alguien que lo conoció. Su lugar en la vida de Cristina lo ocupó, especula Wornat, el tío Osvaldo Fernández, que murió bajo la balacera circunstancial de un enfrentamiento entre guerrilleros y policías, en 1974.

Giselle estudió medicina. Ejerce esa profesión desde hace más de 15 años, superados ya algunos altibajos anímicos, en el mismo sanatorio: el Hospital Rodolfo Rossi, de La Plata. Esta otra doctora Fernández es apreciada por sus colegas como una gran profesional. Jamás movió un dedo para aprovechar en su carrera el poder de la hermana y el cuñado. “Eso sí, no te le pongas en el camino si se le cruza algo en la cabeza porque es capaz de pasarte por encima”, aconseja otro médico del servicio de terapia intensiva. Aires de familia.

Toda la biografía acá

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario