Cristina vs. Néstor: la feroz pelea en El Calafate

El funcionario, uno de los más cercanos a Néstor Kirchner, no podía creerlo. Cristina Fernández, la esposa del jefe acababa de llamarlo en su calidad de Presidenta para avisarle que a partir de ese momento cambiaban las reglas del juego. “Tenemos que corregir errores, hay que reaccionar. Ahora voy a hacer lo que yo sienta, y necesito que me acompañen”, disparó ella en su despacho de la Casa Rosada. El hombre -que hasta entonces reportaba directamente a Kirchner y sólo trataba con Cristina algunos “temas menores”, como los define- no se animó a interrumpirla. La Presidenta hablaba de “errores”, pasaba factura a su marido por la derrota en las elecciones y distribuíainstrucciones como nunca antes.

“¿Puedo contar con vos?”, le preguntó al funcionario, y luego repitió la escena con sus otros ministros y secretarios de Estados, todo en la misma tarde del martes 30 de junio, dos días después delimpensado traspié de Kirchner contra Francisco De Narváez en territorio bonaerense. Ante ella desfilaron Carlos Zannini, Julio De Vido, Florencio Randazzo, Aníbal Fernández, Ricardo Echegaray y varios más. Algunos disimulaban su desconcierto, otros no lo lograban. Un secretario de estado, que pidió reserva de su nombre, enmudeció de sorpresa cuando ella le dijo: “Voy a pedirles que me digan francamente lo que piensan, incluso que me critiquen cuando crean que me equivoco”. La Presidenta notó que su funcionario la miraba sin entender. Y remató con aire triunfal: “Ahora, si me equivoco, no será porque obedezca a Kirchner”. Se la veía de buen humor, aliviada, acaso esperanzada por la oportunidad que le abría la derrota de su marido. “Él ya perdió, ahora Cristina siente que le toca a ella”, resume un viejo amigo del matrimonio.

La Presidenta se rebeló ante Kirchner y su sistema del doble comando. En el Gobierno hoy se viven horas decisivas.

La nota completa puede leerse en la edición impresa dela Revista Noticias.  

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario