Cristina&Cobos: Dos al hilo!

Finalmente sucedió. Cara a cara, sin excusas ni trampitas de último momento para evitarlo. Frente a frente se saludaron con un apretón de manos. Miradas? No hubo.

Una hora y poco después nuevamente el incómodo momento. Ella que salía, él que la acompañaba. Ahora con la cámara de frente. Saludo y manos. Las miradas nuevamente se escabulleron entre los rencores y los abismos.

Dos veces en un día por tantos días que no pudieron hablar, mirarse, amigarse, concensuar, gobernar.

Ella hizo lo que debía. Siguió el protocolo, él también. No podrán juzarlos por eso. Pero era evidente la incomodidad del momento y el clima con todo un país como expectador.

El discurso? Como siempre. Oratoria, buen tono de voz (casi una locutora), miradas directas a la cámara y hasta algun rictus de simpatía. Una lady.

El contenido del discurso? Pobre, descriptivo, autoelogioso, reiterativo, miope.

Lo que omitió? Hablar de los puestos de trabajo y como fomentarlos (cta denunció que se perdieron 47.000 puestos de trabajo) , de la política de gobierno, de la inseguridad,  de porqué si queremos redistribuir seguimos subvencionando petroleras y mineras, de salud , de los Tartagales, del dengue que ya llega a niveles alarmantes, de la educación con mayúsculas, del exodo de legisladores del FPV, del futuro de Argentina bah.

Llamó a la unidad. Pero cómo hacerlo cuando no se habla con el vice siquiera, o lo irrespeta de todas las formas posibles? Hizo un llamado a la no agresión cuando llamó traidores a quienes pertenecían a su partido y se fueron por no compartír el camino que ella propone.

Sigue incansablemente hablando de los menos afortunados, la rereredistribución, de lo atinado de su gobierno, de cuanto copian sus medidas en el exprimer mundo, de la grandeza, de la altura moral, etc, etc, etc.

Habla, claro. Pero cuando hace cómo hace? Me remito al presupuesto 09  presentado en el parlamento (y que fue aprobado) donde todo cambia para que todo quede igual.

No se tienen en cuenta los jubilados, ni excombatientes, ni maestros, ni niños desnutridos, ni la salud, ni l educación.

Si se tienen en cuenta las multinacionales, las subvenciones a las grandes empresas, los 900 millones para el bendito bicentenario.

En fin, un nuevo año comienza.A nivel legislativo al menos. Seremos testigos de la refundación de la patria?


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario