Cura rebelde atrae a miles

Gilbert Koffi Koumann tiene 42 años, nació en Costa de Marfil (África), es conocido por sus fieles como el “padrecito Gilbert”, y en Santiago del Estero las misas donde realiza imposición de manos son seguidas por miles personas. El Obispado de la provincia pretendió, hace un año, trasladarlo a la localidad de Nueva Esperanza, una población rural a 270 kilómetros de la capital de Santiago. Pero el cura se negó. Como no lo dejaban seguir dando misa en su parroquia, el sacerdote consiguió que miles de fieles se trasladaran a sus ceremonias en un club de la ciudad capital provincial que por la noche funciona como bailanta. El Obispado de la provincia aún no se pronunció acerca de su desobediencia y sólo realizó reiterados llamados de reflexión que no fueron respondidos por el sacerdote.

“No soy esclavo de nadie, soy un hombre libre y ya que no me pude quedar en la parroquia San Roque, seguiré oficiando misas y la imposición de manos en el Club Comercio”, dijo el cura rebelde. Muchas otras instituciones deportivas ya solicitaron la presencia del cura en los alrededores de esa ciudad.

Para ver la nota completa hacé click acá.


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario