El donante de Sandro fue un joven con severos trastornos psicológicos

La madre del joven que, involuntariamente, le dio nuevas esperanzas de vida a dos personas, habló para la revista Caras. Hijo de un cardiólogo y de una profesora de francés, había tenido dificultades para encontrar su vocación.

El jueves 19, cuando un joven de 22 años ingresó en la guardia del Hospital Italiano de Almagro con una herida de bala en la cabeza, los médicos intentaron reanimarlo, aunque sin esperanzas frente a la gravedad del cuadro, le declararon muerte cerebral. A 30 cuadras de ese lugar, en el Instituto del Diagnóstico de Barrio Norte, el tiempo se agotaba para “Sandro” (64), quien esperaba desde hacía ocho meses un doble transplante de corazón y pulmones, y estaba primero en la lista de de emergencia del INCUCAI.

La vida y la muerte se enfrentaban. Era el comienzo del milagro. (Con el fin de preservar la identidad del donante, según lo indica la Ley Nº 24.193 y demás normas vigentes respecto a la donación de órganos, tejidos y células, este relato no revelará el nombre del protagonista ni el de sus familiares directos, a excepción del de Roberto Sánchez, por su ineludible notoriedad).

La nota completa será publicada en el próximo numero de Caras. El joven murió de un balazo en la cabeza casi en el mismo momento en que la vocera de Sandro hablaba en los medios y rogaba la llegada de los órganos que le salvarían la vida al cantante. ““A Roberto se le acaban los tiempos ”, decía. El cantante esperaba en la lista de emergencia del INCUCAI los órganos para un trasplante de corazón y pulmones, necesario para seguir con vida.

“Está en horas decisivas . A Roberto se le acaban los tiempos para recibir el trasplante. Queremos que la gente se anime a donar los órganos”, señaló Lafon en una entrevista concedida a América TV.

También señaló que “Sandro está bien, siempre mantiene una enorme esperanza y pone todo su empeño en salir de esta situación; está esperando que aparezca el donante”. Y agregó: “Él siempre les dice a los jóvenes que no fumen”. El consumo de cigarrillos fue una de las principales causas del EPOC, el mal que lo afecta.

“Si aparece mañana el donante lo podrían transplantar mañana mismo. Hay que tomar conciencia que donar órganos el salvar vidas”, remarcó.
Como un vaticinio y una súplica escuchada, el grito de ayuda lo escuchó un joven que, sin saberlo, estaba dando a otros una oportunidad que no encontró para él.

Fuente:conurbano24

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario