El juez Aníbal Fernandez

El ministro de Justicia Aníbal Fernandez se convirtió en juez y parte(?) del acontecimiento sucedido ayer en Castelar y Merlo.

Así como lo lee. Se paró frente a un micrófono, y frente a una altísima audiencia atónita contó los hechos, “presentó” las pruebas, dilapidó a un “imputado”llamado José María Escobar y luego dictó sentencia. Todo en un mismo acto.

Habló claro vagamente de que la justicia se ocupará (seguramente cuando él le de la veña) de estos hechos.

No escatimó figuras delictivas: sabotaje, robo,desmanes, destrucción de la propiedad privada, obstrucción de las vías eléctricas (dicho sea de paso) e impedimento del normal funcionamiento del transporte ferroviario.

Durante un rato incluso tomó el rol de perito haciendo gala de fotografías del “antes y después” de las instalaciones ferroviarias.

Confesó tímidamente que “no sabemos nada de maquinarias ferroviarias” y de paso desgranó algunas acusaciones a los sospechosos de siempre (leasé PO y grupo Quebracho). Con la misma celeridad acusó al grupo de Pino Solanas y no se si me olvido de alguien.

No perdió la oportunidad de aclarar que los vagones incendiados tenían TODOS aire acondicionado, que eran de última tecnología y que el servicio funcionaba “normalmente” hasta el “sabotaje”.

Hizo algunas promesas políticas ,ya que estaba ,diciendo “ramal que la gente necesita, ramal que abre”.

Esto sin tener en cuenta que durante los últimos veinte años se cerró la operatividad del 80% de las vías dejando inmensidad de pueblos aislados y las rutas argentinas colapsadas con el saldo conocido de 8.000 muertos por año y algo asi como 12.000 lisiados por trauma en accidentes de tránsito. Eso el ministro no lo mencionó, ni como al pasar.

La actitud de este ministro nos sorprende sin sorprendernos ya. Somos argentinos. Hasta cuando seguiremos permitiendo que nos falten el respeto de esta manera?

Susana

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario