El pase de facturas entre Kirchner y Cristina

Empezó la retirada y el clima de descomposición interna contagia. Uno de los ministros pingüinos, por ejemplo, está enojado con los manejos matrimoniales. Se anima a revelar el motivo, un gesto que no había tenido en el 2007 cuando Cristina Fernández fue ungida como Reina consorte sin contar, según él, con los mínimos atributos para ello: “Ella no sabe nada, pero él le llena la cabeza”, simplifica ahora ese ministro, un antiguo empleado y protector de los negocios familiares que ahora sangra por la herida abierta. Hasta propone que Néstor Kirchner, en vez de asumir la banca de diputado nacional, se autodesigne jefe de Gabinete y blanquee su presunta condición de “único garante de la gobernabilidad”. “Cristina ya le había dicho a Néstor que no se confiara de los ‘testimoniales’ –explica en su exhaustivo relato–, que con esa gente en las listas (los intendentes del conurbano bonaerense) no se debería haber confiado; por eso le pidió a su esposo que pusiera la cara y que después literalmente se borrara”.

Dicho y hecho: en el hotel Intercontinental, cerca de la medianoche del domingo negro, Cristina parecía disfrutar: “¿Viste? Te lo dije: te entregaron atado. Yo dije que te iban a traicionar…”, le echó en cara a su marido. Lo terminó de estresar. Ella llevó la voz cantante en un breve aparte conyugal de 15º en la habitación 1911.

La interna matrimonial atraviesa por una fase inédita de la pareja: él cayó, por primera vez, en un profundo pozo depresivo, no quiere atender el teléfono y amenaza con recluirse en su habitación y ella se muestra eufórica, aunque ojerosa y agotada, como si le costara conciliar el sueño. Ninguno de los dos pudo transmitir una sensación de tranquilidad poselectoral. A cada rato, discuten entre sí y mandan órdenes cruzadas a los funcionarios. Ella quiere salvar a su Gobierno, él pretende no irse como un perdedor. Ella lo culpa de dejarse llevar por el aparato y él se arrepiente de haber pensado en ella como su sucesora.

Vea esta nota completa en la edición impresa de la revista NOTICIAS

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario