El plan navideño de Moreno para los “pobres”

Siempre controvertido Moreno busca soluciones, incluso donde no las hay. Ahora una peligrosa nueva incursión en este tipo de prácticas se da a conocer. Analicemos:

La semana pasada comenzó a tramitar con las principales cadenas de supermercados una línea de crédito para beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo para Protección Social, fondeada por la ANSES, para que puedan comprar por partida doble para esta Navidad.

Coto, Cencosud, Carrefour, Día y otras grandes cadenas escucharon la propuesta.

“Entendemos que puede ser interesante, no sólo para los hipermercados sino como incentivo para que los pequeños comercios incorporen el plástico a sus formas de cobranza, y se reduzca así la informalidad”, comentó un representante del sector.

el plan de Moreno consiste en que los cadenas adelanten a los beneficiarios de la asignación por hijo los fondos que estos cobrarán en enero, para que puedan gastarlos en diciembre, junto con la cuota de ese mes. Lo harían otorgando a estas personas las tarjetas de crédito de propiedad cada cadena.

Así, el padre de un niño que cobrará la asignación en diciembre por primera vez, recibirá un depósito de $180 en su cuenta de parte de la ANSES. Pero si además decide acercarse a una cadena importante de supermercados y tramitar una tarjeta de fidelidad, el comercio le permitirá hacer compras por 360 pesos.

La cobrabilidad está garantizada ya que, llueva o truene, la ANSES depositará en enero otros $180 de la mensualidad, que los supermercados percibirán en forma directa.

Si quien tomó el crédito en diciembre quiere consumir también en enero, deberá hacerlo en una sucursal de la misma cadena, ya que tendrá abierto un crédito a cuenta de sus ingresos de febrero.

El proceso se puede repetir mes tras mes, hasta que el beneficiario decida cancelar su relación con el supermercado. En ese caso se le debitará en forma automática toda su asignación de ese mes para pagar su deuda del mes anterior.

Las principales firmas ganarán así mercado. Los perdedores habrá que buscarlos entre los pequeños comercios, que no tienen espalda financiera para adelantar ese dinero.

Fuente:perfil.com

Quedamos pensando. La necesidad de estas familias es grande, lo sabemos, y muy tentadora la posibilidad de querer pasar una Navidad con comida en la mesa. Quíen podría negarlo?

Lo que queda por dilucidar es si este tipo de medidas ayuda o atenta contra la magra economía de miles de familias que vivien al día, sin posibilidad de ahorro, previsión a futuro, o incluso otros ingresos que los puestos ahora a su disposición.

Queda la duda.

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario