El verdadero objetivo de la Junta Militar del 76

Los militares vinieron a reestructurar el sistema productivo cultural, de valores de la Argentina. Una de las pocas cosas sinceras del golpe del 76, fue el nombre de Proceso de Reorganización Nacional. Vinieron a reorganizar la acumulación de capitales.
El sistema de explotación, la destrucción del aparato productivo para cambiarlo por un modelo de acumulación financiera. Vinieron a endeudar el país, a disciplinarnos.

En un contexto de país muy particular que era la Argentina del 76, una sociedad con altos niveles de discusión, de polémica, de creación intelectual, de gran movilización popular a través de los sindicatos y movimientos universitarios. Todo esto que, molestaba evidentemente a los factores de poder, a la iglesia, al status quo.

Estuvieron al servicio de los grandes grupos económicos, de la Iglesia Católica, de los Estados Unidos. Porqué hay un aval muy claro por parte de Henry Kissinger, para que se dé el golpe antes de que asuma Carter y hagan la represión más fuerte sobre todo antes de que Carter lance su campaña de derechos humanos.

Para esos factores de poder, trabajaron los militares, que fueron absolutamente eficientes para destruír el país como se sabe. La primera parte de la destrucción nacional y la segunda, vino con la misma gente en el aspecto del plan económico en los noventa, durante el menemismo, que complementó la acción iniciada durante la dictadura.

Durante la permanencia de la dictadura, hay que decir que gozó de un consenso bastante amplio, lo cual es muy triste pero cierto. Que tenía que ver con una aparente situación de bienestar económico producto de una inyección permanente de dólares proveniente de la especulación, que después se tuvo que pagar cuando los militares empezaron a retirarse. Uno podría decir que la primera crisis fue en el 80/81 y el desastre de Malvinas fue donde demuestran, que no sirvieron ni siquiera para su tarea específica, que era la guerra.

Fuente: Felipe Pigna


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario