Elecciones:las estrategias para evitar el caos de siempre

Al margen de la batalla judicial por las candidaturas del oficialismo, la Justicia Electoral trabaja para garantizar el normal desarrollo de la jornada del próximo 28 de junio, cuando la constitución de las mesas, el robo de boletas y las complicaciones por las bajas temperaturas se cuentan entre los principales problemas a resolver.

Carteras precintadas, reserva de boletas, militares con celulares y reducción de requisitos para la convocatoria de autoridades de mesa son algunas de las soluciones transitorias que aplicarán para evitar demoras en el día de la elección y para reducir el margen de denuncias de irregularidades que podrían comprometer la legitimidad de los comicios.

Precisamente, en las presidenciales de 2007, la Coalición Cívica hizo una presentación judicial denunciando el robo de sus boletas en varios colegios, lo que generó fuerte polémica pública y llevó sospecha sobre la transparencia de las elecciones, aunque no aportó ninguna prueba en el expediente.

La Cámara Nacional Electoral considera que la única forma de resolver esta cuestión es a través de la implementación de la boleta única, aunque como este sistema no se podrá poner en marcha en las próximas legislativas ideó finalmente otras estrategias, confió una fuente judicial a Noticias Argentinas.

Primero se instruirá a los presidentes de mesa para que regulen la cantidad de boletas que ponen en los cuartos oscuros, sin grandes pilones, y no se permitirá que ingresen personas a votar con carteras u bolsos sin precintar.

La idea inicial era que los electores dejaran a las autoridades de mesas sus bolsos antes de entrar al cuarto oscuro, pero a sabiendas de que eso podría traer otros problemas, finalmente se resolvió que las carteras sean embolsadas y precintadas y que nunca se separen de su dueño.

En paralelo, se dispuso que un 20 por ciento del total de boletas queden en manos de la persona a cargo de la seguridad en cada colegio, por lo general un militar, para que cuando falten ejemplares este las entregue al presidente de mesa.

Pero, además, la Justicia Electoral quiere que cada militar se encargue de llamar por teléfono al comando del partido de la provincia e informarle que faltan boletas en tal escuela en caso de que se le pida el 20 por ciento de reserva, lo que por el momento es resistido por la Gendarmería.

Todo esto en paralelo a un mayor control de los jueces y del Ministerio del Interior a cómo se destinan los fondos otorgados a cada partido para la impresión de boletas: existe la sospecha de que muchos se quedan con buena parte del dinero que deberían destinar a ese fin y que entregan pocos bolsones con ejemplares.

Pero la principal preocupación de la Justicia Electoral es la constitución de mesas: teniendo en cuenta que en 2007 existió un alto porcentaje de electores que rehusaron a cumplir con su obligación, la Cámara procuró implementar un proceso de preselección con mayor anticipación, aunque el adelantamiento de las elecciones la obligó a descartar la iniciativa.

Ahora, ante la insuficiencia de autoridades confirmadas -incluso en el registro voluntario que se abrió especialmente- la justicia analiza reclamar a Organizaciones No Gubernamentales que registren a sus empleados a cambio de un franco compensatorio, pudo saber Noticias Argentinas.

La postura de la Justicia y de la Dirección Nacional Electoral, que conduce Alejandro Tullio bajo la órbita del Ejecutivo, es que “no hay posibilidad” de que se extienda el tiempo de votación por una o dos horas después de las 18:00 del domingo, lo que va contra la ley. La idea es lograr “que las mesas se abran temprano y que la gente vaya a votar antes”.

Incluso, proponen que los electores que tengan decidido su voto consigan antes la boleta y la lleven al cuarto oscuro para evitar demoras: a raíz de las colectoras se cree que el tiempo de cada voto en el cuarto oscuro pasó de 2 minutos a 5 en promedio.

Las autoridades de mesa cobrarán 100 pesos por su labor ese día, pero a eso se agregan otros 30 para quienes participen previamente de una capacitación, un dato en el que se insistirá a través de varios spots televisivos, destinados a crear conciencia ciudadana.

Para evitar demoras, también se amplió el número de mesas: de 450 votantes por mesa se pasó a 350, aunque esta medida generó malestar en los partidos políticos más chicos, que no cuentan con tantos fiscales para controlar todos los centros de votación.

El adelantamiento de las elecciones, además de acortar los plazos del cronograma, genera un problema extra en el sur del país: el frío reduciría el nivel de participación en las urnas, especialmente en las zonas con nevadas, y se dificultaría la jornada de las autoridades de mesa en las escuelas.

Además, la Justicia advirtió que el traslado de las urnas en camiones al Correo se realizará de noche, por lo que posiblemente se requerirán medidas de seguridad extras.

Fuente:26noticias

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario