Este es el muro argentino que separa ricos de pobres

El muro construido por el municipio de San Isidro para dividir el territorio con San Fernando “por cuestiones de seguridad” ya generó una batalla política, judicial y los primeros incidentes.

Es que un grupo de vecinos intentó destruir parte de la pared y fue corrido por la Policía. Mientras tanto, el gobernador Daniel Scioli expresó hoy su oposición a la construcción de la pared. El mandatario provincial aseguró que la medida adoptada por el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, es “un error” y afirmó que el jefe comunal tendrá que “repensar” esa idea.

“La vida y la seguridad de los más humildes vale tanto como la de los sectores más pudientes”, recordó el mandatario; apuntó que “si cada uno quiere salvarse solo, no se salva nadie”.

De esta manera, el mandatario provincial se refirió al paredón que comenzó a construir el Municipio de San Isidro en el límite con San Fernando en el marco de un plan de seguridad para combatir la delincuencia.

Scioli expresó que “no podemos dividir barrios ricos de barrios pobres”, ya que con la medida tomada de Posse se instala un corredor entre el barrio La Horqueta y Villa Jardín.

“Trabajo todos los días para integrar a la Provincia y mejorar la seguridad ciudadana. Si cada uno quiere salvarse solo, no se salva nadie. El país es el mismo para todos y la solución nunca puede ser cortarse cada uno por su lado”, destacó.

“Hablando de la lucha contra la inseguridad, los ladrillos los usamos todos los días para construir escuelas, viviendas y no muros, que son símbolos de discriminación”, recalcó.

LA PELEA JUDICIAL. En tanto, funcionarios de San Fernando presentarán hoy ante la Justicia un recurso de amparo para frenar la construcción de la obra que impide que los habitantes del barrio Villa Jardín puedan cruzar al barrio de la Horqueta, según informó el subsecretario de Planificación y Coordinación, Diego Rossi.

En La Horqueta, viven unos 30 propietarios, que reclamaron la edificación de una pared con rejas para evitar que pasen ladrones de un lado al otro de la calle Uruguay, que actúa como línea divisoria entre los dos partidos.

El jefe comunal de San Isidro había remarcado que no era un muro para dividir, sino que la medida apuntaba “a cerrar las calles que, de acuerdo con la información aportada por los vecinos de La Horqueta, eran utilizadas por los delincuentes que robaban en el barrio y buscaban refugio en Villa Jardín”.

Además, Posse aclaró que “estas construcciones son de carácter transitorio, por lo cual si la situación mejora podemos levantarlo, mientras tanto nosotros en ese lugar y en otros lugares de San Isidro y en las zonas que puedan producir este tipo de corredores de delincuentes vamos a avanzar en este trabajo”.

En tanto, el jefe comunal de San Fernando, Osvaldo Ameiro, manifestó que recibió la noticia con sorpresa. “Acá hay instituciones en común en los dos distritos y esto marca una clara demostración de discriminación y de xenofobia y por eso estamos recurriendo a la Justicia con un recurso de Amparo y también vamos a ir al Inadi”, sostuvo el dirigente que milita en el Frente para la Victoria.

Fuente:criticadigital


Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario