Faggionato:Una mano lava la otra, y las dos …

El medio centenar de denuncias que carga sobre su espalda no alcanzó. El kirchnerismo rescató al juez federal de Campana, Federico Faggionatto Márquez, a centímetros del precipicio y, prácticamente, lo dejó a salvo de un juicio político que parecía inevitable. Los votos oficialistas fueron fundamentales para que el dictamen acusatorio del senador radical Ernesto Sanz llegue en minoría al próximo plenario del Consejo de la Magistratura. “No hay antecedentes de un caso similar en cantidad y calidad de denuncias contra un juez. Está claro que, aunque hay pruebas suficientes de mal desempeño, hay una decisión política del oficialismo de no avalar la acusación”, gritó Sanz, desencajado tras la intervención de la diputada del Frente para la Victoria Diana Conti. Faggionatto Márquez es el magistrado que días antes de las últimas elecciones citó a Francisco de Narváez en la investigación por el tráfico de efedrina.

Hubo empate pero no penales. Después de una votación pareja que puso el marcador 3 a 3, la que definió con gol de oro fue la diputada Conti. Como presidenta de la Comisión de Acusación, la kirchnerista levantó la mano por segunda vez e inclinó la balanza a favor del polémico juez que tuvo en sus manos la causa por el humo de los pastizales en pleno conflicto entre el Gobierno y el campo.

A diferencia del oficialismo –representado por Conti, el senador Nicolás Fernández y el secretario de Justicia de la Nación, Héctor Masquelet–, para el consejero que instruyó el sumario de Faggionatto no existe ninguna duda: “En todas aquellas causas en las que tiene un interés personal, se evidencian continuas arbitrariedades, parcialidades manifiestas, desconocimiento del derecho inexcusable, violación a las normas y garantías constitucionales, falta de prudencia y mesura en el desempeño de su función; y en aquellas en las que no se le representa un interés a favor o en contra de una de las partes, se evidencian inexplicables inactividades procesales, importantes retrasos y desorden generalizado en su tramitación”, concluyó en su dictamen.

Sanz llegó a ese patrón común luego de analizar 38 denuncias. Varias de ellas giran en torno a una causa en la que Faggionatto le encargó a policías bonaerenses de la Dirección de Investigaciones Complejas y Narcocriminalidad la custodia de un campo que era propiedad del Consejo Nacional de la Niñez. Eso no fue lo extraño. El juez también les requirió a los uniformados especialistas en narcotráfico que elaboraran un informe en materia agraria y los policías terminaron exonerados tras un “supuesto” robo de la soja cosechada en ese predio. A pesar de que una denuncia penal acusaba a Faggionatto de apropiarse de la cosecha, el juez nunca se inhibió de intervenir en el expediente.

Fuente:criticadigital.com

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario