Felipe Solá:Confesiones de un “lindo” de la política

“Una vez dormí en la misma cama con mi amigo Alberto Iribarne. Es un tema que apenas podemos conversar. Él se puso debajo de la sábana y yo arriba para no tener ningún rose”, dijo el dirigente justicialista.

–No menciona el tema del amor…

–Deliberadamente. (Silencio) Digo deliberadamente porque hay cosas que están vivas por ahí y no quiero afectar a nadie. Fui muy feliz con mi primer matrimonio cuando nacieron mis hijos, los primeros años de mi segundo matrimonio y ahora ando por mi tercera pareja. Encontré otras formas de felicidad, que no están basadas en las energías sino en usar la experiencia a favor de uno.

–¿Se considera un galán?

–Eso está entre las cosas que miro negativamente. A esta edad de mi vida no me gusta la idea de la seducción que es deliberada, en cambio es atractiva la seducción a pesar de uno. El langa que quiere seducir lo veo como algo decadente.

–¿Qué tiene de Felipe “El Hermoso”?

–Es una frase burlona, usada por los adversarios, un viejo rebusque de alguien que no sabe cómo atacar. Yo nunca me la creí en serio.

–¿Es celoso?

–Como todo el mundo, yo creo que no y los demás que sí. Soy confiado. Quizás soy celoso en política. Pero es un sentimiento que hay que aprender a disimular y dominar.

–¿Qué no soporta en una mujer?

–Que sea fifí, es decir que le molesten los mosquitos, el calor, el frío o que las sábanas no estén totalmente limpias. Si se baña dos veces por día, chau. ¡Ni mamado! Prefiero que sea rea.

–¿Qué temas de conversación lo aburren?

–Como no soy bueno para hablar de música, la música rockera o pop se detiene hace 25 o 30 años con Queen o U2. Me abruma todo lo que no puedo manejar bien. El tango y el folklore me gustan mucho. El otro tema que me abruma es el mundo cíber.

–¿Chatea?

–Ahora un poco más porque no estoy rodeado de secretarias. Pero no me gusta, prefiero escribirme con la gente. “Hola, qué onda?”, no. Chatear con frases cortitas no me gusta; es más, eso me parece medio pelotudo.

–¿Qué admira en una mujer?

–La capacidad de hacer nido. Igual pienso que a uno del otro sexo le atrae la parte que se parece a uno, no la diferente. Es decir, la tesis de la película Tootsie, que dice que a los hombres nos gusta la parte masculina de una mujer y a las mujeres la parte femenina de un hombre.

–¿Cuál es la parte masculina que le gusta de una mujer?

–Que sea rea, bien rea.

–¿Cómo era su relación con las mujeres durante su juventud?

–Me gustaban las mujeres más grandes que yo. De hecho, muchas veces las busqué. Eso cambió fuertemente con los años.

–¿Ahora le gustan las mujeres más jóvenes?

–No. Las mujeres que me gustan son acordes con mis posibilidades y con mi edad. A uno le gusta lo que puede ser. Si la diferencia de edad es muy grande es probable que el tipo sea medio estúpido o que la chica esté buscando un padre. Se puede mirar pero sabiendo que no es para uno. Ahora no estoy demasiado mirón, a pesar que siempre he sido muy mirón. (Risas)

–¿Cuál es la diferencia entre ser muy mirón y ser baboso?

–No sé cuál es, pero la palabra baboso me resulta insoportable. Lo asocio con un tipo que está con un trapo de rejilla, tipo Olmedo. (Risas) Además, cuando el tipo está baboso, lo terminan dominando.

–¿A usted le ha pasado eso?

–Sí, pero no le voy a contar porque me da vergüenza. He sido objeto del ataque de seducción del otro lado y bueno…

–¿Objeto del ataque de seducción?

–Sí, alguien me ponía en la mira y yo me dejaba poner en la mira. Establecía complicidades, aún estando con mi pareja.

–¿En qué planos se siente inseguro?

–En lo personal no me siento inseguro. Me gustaría tener más energía física. La trato de buscar cuando hago gimnasia.

Toda la entrevista acá


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario