Ganar los olímpicos por tecnología es justo?

Además de los consabidos rumores sobre los estimulantes que usan, usaron y usarán los deportistas hoy se agrega otro punto de desbalance a los juegos.

Los trajes, zapatillas y otros que inclinan las posibilidades a favor de quienes los posean. Es justo que un nadador haga venaja con un traje diseñado por la Nasa ? Obviamente pensado para eliminar la fricción y ahorrarle unos segunditos fundamentales para marcar un record?

Otros atletas usan lo que tienen, lo que pueden, lo que garronean, lo que está a mano. No está diseñado por la Nasa sino por algún taller de esclavos bolivianos explotados y mal pagos.

Mientras que los meteorólogos chinos confían en ella para inyectar yoduro de plata en las nubes y provocar lluvia artificial minutos antes de la ceremonia, el nuevo arsenal high-tech se despliega como una amenaza latente que ya tiene nombre: “doping tecnológico” o simplemente “tecnodoping”, el nuevo recurso del que se valen los superhéroes modernos –los atletas– para llegar antes a la meta haciendo trampa y así colgarse una medalla al cuello.

  ¿la tecnología y sus ayuditas representan una ventaja extradeportiva para el que las usa y viste? ¿Los materiales ultralivianos son tan perniciosos como las inyecciones de testosterona, la nandrolona, efedrina, esteroides, EPO y demás sustancias prohibidas por el Comité Olímpico Internacional? ¿Reemplazan al entrenamiento duro y a las habilidades innatas?

Es precisamente lo que ocurrió con los trajes de natación de la línea Fastskin LZR Racer de Speedo. Como si fuera la nueva capa de Superman, este traje desarrollado por la NASA fue presentado en febrero de este año de la mano –y en el cuerpo– del mejor nadador del mundo, el estadounidense Michael Phelps.

 Arte, ciencia y naturaleza combinadas en un traje negro fabricado con tres piezas –en lugar de las 30 actuales– de nylon grueso como una hoja de papel, unidas por ultrasonido en lugar de costuras, capaz de reducir en un 10% lo que se denomina “arrastre pasivo”, o sea, la fricción del nadador con el agua y así moverse como un verdadero tiburón.

 Las “Olimpíadas del calzado”, en las que chocarán grandes contendientes como Nike, Puma, Adidas y Reebok, que ya sacaron zapatillas especialmente diseñadas para cada disciplina. Adidas, por ejemplo, cuenta con una línea con 27 novedades. Y Nike, con 28, en la que sobresale el “hilo de vectran”, un tipo de hebras de polímero de cristal líquido usadas por la NASA para coser los globos del explorador lunar, un material que conforma el armazón de la zapatilla de atletismo más ligera jamás fabricada: la Nike Zoom Victory de 92 gramos con clavos inclusive.

Aerographics –una malla ultraliviana que aumenta la comodidad y la refrigeración del deportista–, PreCool Technology –nombre del sistema en que se basa un chaleco diseñado para enfriar la temperatura interna del cuerpo del deportista y así aumentar su resistencia– o Adidas Teamgeist II Intelligent Footbal, la nueva pelota que transmite información a una computadora.

Su avance es tal que se considera a los Juegos de Pekín la primera competencia global en la que esta terapia genética tendrá lugar, y para la cual no hay forma de detección. La alarma se encendió recientemente con la emisión de un documental de la cadena alemana ARD en el que una cámara oculta mostraba a un médico chino ofreciendo la posibilidad de colocar células madre en un atleta a cambio de 24 mil dólares. “La operación lleva dos semanas y son cuatro sesiones intravenosas: 40 millones de células madre”, recomendaba el chino.

Fuente: www.criticadigital.com

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario