Hombres que aman demasiado

Roberto Pettinato

Manifiesto para las mujeres

para entender a los HQAD

I

Los HQAD son tan complejos de describir en su totalidad

que nunca sabremos qué es lo que les pasa. Por ejemplo: sin

ninguna maldad aparente suelen “sabotear” (término que

vienen escuchando desde su primera novia) la relación.

Las mujeres siempre hablan de “sabotaje”. Supongamos:

estás a punto de casarte y de pronto te atropella un auto y terminás

en el hospital.Tu novia te dirá: “¡No lo puedo creer. Justo

que hablábamos de casarnos y te pasa esto! ¡Mirá lo que hacés

con tal de no comprometerte!”. Y es así. No tiene importancia

si no podés responder porque las vendas te tapan incluso

la boca entera. Ahí mismo te convertiste en un saboteador.

Ahora, los HQAD nunca descubren sus propios mecanismos

¡ni tampoco el porqué! Y ese “por qué lo hice” es justamente

lo que, a primera vista, ¡ven sus mujeres! ¡Sabotaje!

¡Sabotaje a la relación!

Nunca intentes analizar en estos términos a una mujer:

? No estás preparado.

? Tenés dos frases célebres que funcionarán durante cinco

minutos.

? Ella te negará todo.

? No sabés continuar con tu exposición.

Yo conocí a una chica que solía decirme ante cualquier

planteo: “¡Bueno… Demostralo, vamos!… ¡No quiero debate.

Quiero que lo sustentes!”.

¡Y ahí está!… La palabra “sustentar” es lo peor que puede

oír un HQAD! “Exponer”, ¡y pase! Se puede exponer con gracia,

con palabras bien colocadas, con un cierto hilo conductor,

pero… ¡de ahí a SUSTENTAR!… ¡SOSTENER!… ¡DEFINIR!…¡CONCRETAR!… y que encima de todo eso llegue a buen

puerto… En fin, amigas: olvídenlo. Hagan lo que quieran.

El HQAD obedecerá y las seguirá. Claro que… bueno… lo hará

mientras su memoria lo ayude y siga junto a él hasta la

próxima lucha libre!

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario