Huevazos que cayeron como balas

Todos conocen ya la “agresión” sufrida por el diputado Rossi. Si, le tiraron con tomates y huevos.

Esto dijo el gobierno a través de su vocero “lamebotas”:

En declaraciones a DyN, Massa se preguntó “cuál es el sentido de la agresión hacia Rossi, si éste estaba trabajando por subsidios y obras para distritos rurales, se había reunido con productores y les había ofrecido atenderlos”.

Pero no podemos juzgarlo tan duramente a Massa porque durante el conflicto con el campo estaba en otros temas. No en  el ojo de la tormenta.

También en ministro Randazzo se refirió a este hecho como un acto que “daña” la democracia.

Dejemonos de pamplinas por favor!

Habló de que así no se dialoga. Ese fue el punto para mi donde quedó claro, clarísimo que es fácil hacer declaraciones frente a un micrófono y ponerse en el papel de víctima con comodidad.

Pero quién piensa y actua por el pueblo?

Productores, asalariados, periodistas. Todos estan siendo avasallados con poco diálogo y conductas al menos reprochables y unilaterales.

El gobierno (en todas sus versiones) escucha poco, maneja o desmaneja debería decir?, un discurso caprichoso e insostenible si de actitudes democráticas hablamos.

Atiende a quien quiere, reparte la coparticipacion como le place, pone en el freezer a gobernadores de provincia, a ciudadanos, a sindicalistas, a referentes sociales y a quien se le antoja.

Son los menos indicados probablemente para hablar de convivencia y diálogo.

Dieron el ejemplo de intransigencia y arbitrariedad y ahora se quejan? Con qué derecho?

Unos huevos y tomates son una tibia respuesta de  un pueblo que se está cansando de no ser escuchado. De ver como en sus narices se beneficia a los “amigos” del poder. De luchar contra molinos de viento cuando quienes deberían cuidarlos no lo hacen, los que deberían defenderlos les dan la espalda.

También los mansos se cansan. Y ese día puede estar cerca.

Menos quejarse y más aprender de los propios errores. Tal vez al pueblo le enojen los obsecuentes que obsesivamente defienden decisiones que no fueron concensuadas.

Tal vez estos dirigentes autoconvocados deberían bajar al llano a revalidar sus banderas para animarse a preguntarle al pueblo que necesita de verdad.

Argentina es sinónimo de violencia, hambre, desnutrición, descontento popular, desorganización, aislamiento internacional, etc.

Este no es el país que queremos para el futuro. Alguna vez se darán cuenta?

Si un dirigente, elegido por el pueblo, no puede caminar por las calles es señal de que algo está haciendo mal o me parece a mi?

También podría ud tentarse a pensar que el argentino es injusto y se la agarra con quien nada tiene que ver. Piensa eso?

Agustín hoy salió corriendo a esconderse del pueblo.

Es una mala señal para un político. Muy mala señal.

Quíen será el próximo?


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario