IMPUNIDAD NUESTRA DE CADA DIA

De como acostumbrarse a que lo que está mal es la norma, o no:

ESTOS DIAS HABLAMOS BASTANTE DE LA POLITICA, LA JUSTICIA, LA EQUIDAD. Compartiré con ustedes algo de mi pasado reciente para rescatar la figura y la actitud de alguien que nunca bajó los brazos, hizo de la verdad una forma de vida… y pagó las consecuencias. Se llamaba (porque este enero murió) SERGIO POMA, de profesión periodista. Dueño de una radio FM de la ciudad de Salta que se convirtió en un abanderado de los que no tienen voz (como le gustaba decir a él) La radio es FM NOTICIAS 88.1 mhz. Independiente por elección propia ( lo que significaba que no escucha usted una sóla publicidad gubernamental), eso la hacía vulnerable, costosa, poco accesible. Pero aun así muchos sentíamos que era un privilegio poder contar con un espacio allí. No para lucrar claro, a veces ni siquiera para solventarnos. Era un desafío mayor el que enfrentabamos quienes hacíamos programas en esa radio. Era la sensación de que estábamos en terreno bendito. El único límite que el señor Sergio Poma nos daba era el de “hablar con pruebas”. No importa de que, ni de quien. Para quienes no conocen Salta, nuestra tierra es para el turista un solaz de belleza sin par, una caldera del diablo para quienes transitamos el día a día de nuestra cotidianeidad. Durante doce años el último gobernador ha dispuesto del poder como una monarquía. Incluso era sucesor de su padre tambien gobernador con los mismos gustos. Esto no levantó gran polvadera por estos lados porque todo se calla, todo se maquilla. Consignas de estos tiempos anárquicos y globalizados. Salvo claro por SERGIO. Dedicó gran parte de su vida (que no le sobraba dado que luchaba hace tiempo contra un cáncer) a traer a la luz negociados, manejos, despropósitos, abusos, aprietes, ignorancia, arbitrariedad, delitos, crimenes que sucedían a la vista de todos. Este diciembre, más por que sí que por madurez ciudadana la monarquía dio a su fin. Habrá sentido Sergio que su labor por fín podía darse por terminada. Este enero se fue, casi en silencio, sin quejas, ni grandes fanfarrias. A descansar. Mucho de sus denuncias pueden ustedes leerlas en www.saltalibre.net, o en los numerosos audios que editó en forma de cd y vendía por cinco pesos. O en el libro que está a punto de publicarse ahora “SALTA, EL NARCOPODER”. Fue perseguido, amenazado, enjuiciado, denostado, todo esto hoy en tiempos de la llamada libretad de expresión. Para quienes nos preguntamos qué hacer en estos tiempos por nuestra patria quiero presentarles un patriota. No midió las consecuencias de esta lucha, o sí y le pareció justo el precio. Si yo hubiera escríto la lápida de SERGIO POMA esta hubiera sido: DI LA VERDAD AUNQUE SEA AMARGA. DI LA VERDAD, AUN CONTRA TI MISMO. Hádices del profeta.

Susana Peralta

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario