La culpa no es de Cristina

aplauso.jpg

(Urgente24). Si el objetivo del 3er. paquete anticrisis fue modificar el sesgo de las expectativas de los agentes económicos, el resultado es desalentador.

Si el objetivo fue insuflar optimismo entre los empleadores para que arremetan hacia adelante, sin reducir sus planteles laborales, no fue alcanzado y es probable que sigan adelante varios planes de reducción de personal elaborados desde julio.

Porque la crisis no comenzó ayer.

Los Kirchner han decidido informarse que la crisis se acelera porque la recaudación de la Afip ya no puede ocultarlo, pero las previsiones empresarias habían comenzado a consolidarse en días cuando algunos sindicalistas reclamaban ajustes salariales extraordinarios, un bonus de fin de año y otras irrealidades, con el aval de los Kirchner.

Entonces, es un grave error de parte de Cristina de Kirchner exigir a los empresarios, y empleadores en general, que financien la crisis, en especial un seguro de desempleo, manteniendo inalterable el plantel de trabajadores. Es el Estado quien debe ofrecer contenidos apropiados para que se recupere el ambiente de negocios, y los Kirchner son incompetentes para ejecutar esa misión.

En 1er. lugar, el Estado sigue sin realizar su contribución al esfuerzo colectivo que está demandando.

El Estado podría haber reducido su participación impositiva (exagerada) sobre los vehículos 0 Km. y el impacto social y político resultaría mucho más interesante, pero a los Kirchner los desvela evitar que merme la caja de las prebendas, y no entienden que un descenso del nivel de actividad, necesariamente reducirá el flujo hacia el Tesoro Nacional.

Entonces, ¿qué están haciendo los Kirchner para impedir el descenso del nivel de actividad? Hasta ahora, nada. Porque ninguno de los 3 paquetes anticrisis que se han anunciado en el último mes contiene anuncios satisfactorios para las expectativas de los agentes económicos.

Los Kirchner no están tomando en serio la crisis. O tienen un fenomenal déficit de capacidad de diagnóstico. Pero siguen derrochando oportunidades, mientras el tsunami se acerca.

La disertación de la Presidente sobre tasas pasivas, tasas activas y spreads bancarios resultó humillante para el sentido común.

¿Dónde estuvo Cristina durante los últimos 5 años casi 6? Ni siquiera se detuvo a reflexionar acerca de porqué fracasó el rimbombante Plan Inquilino que imaginó su marido para el mercado hipotecario.Pero la culpa no es de Cristina. En esa pareja las decisiones son de Néstor Kirchner. Él decidió los anuncios en las 3 oportunidades y luego se los explicó a su mujer, la Presidente. Y Néstor Kirchner sigue subestimando la situación y los sacrificios de muchos de los hombres de negocios. Porque no todos los empresarios y comerciantes han tenido “fabulosas rentabilidades” desde 2002 ó 2003.

Es evidente que vienen días muy difíciles pero más negros de lo que deberían ser, de tener gobernantes idóneos. Con los Kirchner, la crisis será peor, eso es evidente. Y lamentable, porque uno vive aqui, no en Santiago de Chile ni en Sao Paulo ni en Montevideo.


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario