La salud de Cristina: Una cuestión de estado

La salud de un jefe de Estado es siempre un asunto político. La situación creada con el episodio que está atravesando la Dra. Cristina Fernández de Kirchner lo demuestra claramente. Y, una vez más, como ha sucedido a lo largo de la historia de nuestro país, el manejo del caso, de por sí complejo por su implicancia política, lo ha hecho aún más confuso y dudoso.

Lo primero que llama la atención es que una “deshidratación leve” cause un cuadro de lipotimia, término que refiere a una baja de la presión arterial, tan severo. Se sabe que la Presidenta tiene tendencia a la baja presión y que habría sufrido otros episodios de hipotensión, aun cuando no tan serio como este último.
Lo segundo que llama la atención es que el origen de la lipotimia haya sido una “deshidratación leve causada por el calor”. Hay dos motivos para lo llamativo de esa circunstancia, a saber:
El primero es que el jueves, día en que se originó el cuadro, la Dra. Fernández de Kirchner pasó la mayor parte de la jornada en la quinta de Olivos en ambientes frescos.
El segundo tiene que ver con los hábitos de la jefa de Estado. Si el lector hace un esfuerzo de memoria, recordará que la imagen que nos devuelven los registros de las fotos oficiales la muestran a la Presidenta siempre acompañada de una botella de medio litro de agua mineral de una marca específica. Es más, es bien conocido el dato que, cuando se desplaza para asistir a algún acto, hay indicación de suplir a la comitiva oficial de abundante agua de esa misma marca.
A la luz de esto, es pertinente preguntarse si lo que sufrió la Presidenta fue una lipotimia por deshidratación leve, producida por el calor, o es que hubo alguna otra causa que la llevó a padecer este cuadro.
Así, por ejemplo, una intoxicación alimentaria o una gastroenterocolitis de etiología (origen) diversa con sus síntomas de náusea, vómitos y diarrea puede llevar a una deshidratación leve, moderada o grave. La toma de diuréticos puede generar una situación similar aun cuando es poco probable que la Presidenta reciba esta medicación.
La lipotimia puede, también, responder a otras causas distintas de la deshidratación. He aquí algunas:

  • Stress.
  • Reacción vasovagal (reacción del sistema nervioso que provoca una baja de presión).
  • Hemorragias.
  • Medicamentos como, por ejemplo, betabloqueantes o psicofármacos.

En algunas de las crónicas de estas horas, se hablaba de una probable anemia. Esto no ha sido confirmado oficialmente. De existir podría generar un cuadro clínico compatible con el experimentado por la Presidenta y explicar por qué, a pesar de la reposición líquida que se le dio, la sintomatología tardó tanto en ceder.
Precisamente por la severidad y la duración de los síntomas, el médico presidencial decidió, con buen tino, la realización de los análisis de laboratorio de rutina.

La Dra. Cristina Fernández de Kirchner es una mujer joven que se recuperará de esto. Sin embargo, debería haber una información clara y precisa acerca de su real estado de salud. Será esa la única manera de despejar las dudas que, de persistir, terminarán afectando su salud política.

Fuente: columna del Dr. Nelson Castro


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario