La verdad sobre el Chaqueño Palavecino

El Chaqueño Palavecino terminó molesto por no poder seguir cantando ante su público en el festival de Cosquin.

“Lo único que no quiero es que mi gente se vaya mal”, dijo el folclorista salteño a los medios después de terminar su presentación de alrededor de una hora y media en la plaza Próspero Molina, en medio de los reclamos de la concurrencia que se había quedado con ganas de más.

“La gente quería que vuelva. Pido que me dejen tocar Amor salvaje porque sino me mataban. Me di vuelta y pedí que me aguanten un poco. Yo no me fui sin voz y no me fui a buscar un vaso de vino. Me fui con bronca”, dijo.

El cantante señaló que “no se puede cantar mirando el reloj” y que con veinte minutos más él se “arreglaba”. “No hay festival en el que haya cantado menos de una hora y cuarenta y cinco minutos”, agregó.

“Yo pido el horario central. Vos no podés ir a cantar a las 4 de la mañana, cuando la gente ya está cansada. Yo no tengo jóvenes que pueden volver a la hora que sea. Tengo una abuela, un padre”, aclaró esta mañana en diálogo con Cadena 3.


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario