La verdad sobre la pelea de David y Del Potro

david.jpg

“Andá a decirle a tu papito que venga a pedir por tu plata, pendejo”, le dijo David Nalbandian a Juan Martín del Potro en la noche del jueves cuando los jugadores, a pocas horas del inicio de la serie ante España, aún no habían resuelto el aspecto económico.

Según una investigación publicada hoy por el diario Crítica, el problema tiene su origen en las supuestas veleidades de Nalbandian, cada vez más mirado de reojo por el resto de los argentinos, y por Del Potro en especial. Pero lo que hizo explotar todo fue un problema de dinero .

De acuerdo a la nota firmada por el periodista Andrés Burgo, Nalbandian “presionó hasta el colmo para que la serie se jugara en Córdoba. El se escudó en un presunto federalismo, pero la realidad apuntaba a una cuestión de dinero”. Uno de sus patrocinadores, el Banco de Córdoba, estaba dispuesto a poner “U$S 2 millones para él solo”, revela el artículo.

“El único que quería jugar en Córdoba era Nalbandián. Al resto nos daba lo mismo”, dijeron otros tenistas de la legión argentina. “Mar del Plata también es el país”, había respondido Agustín Calleri, también cordobés. Cuando la “Ciudad Feliz” fue la elegida, Nalbandián sugirió: “Pusieron un sobre”.

Un ente bonaerense, a pedido del gobernador Daniel Scioli, ya había puesto los U$S 9.600.000 que exigía la Asociación Argentina de Tenis, o sea, U$S 300.000 más de lo que ofrecía Córdoba. “El de Unquillo nunca aceptó la derrota y, según dicen sus detractores, siguió pidiendo más dinero hasta un día antes de la final”. De hecho, el periodista Guillermo Caporaleti, de radio Continental, afirmó ayer que ante la exigencia del cordobés, del Potro se negó al pedido diciendo: “Para mí está bien. Yo no quiero ganar más”. A eso apuntaba el presidente de la AAT, Enrique Morea, cuando dijo “los jugadores no tienen amor a la patria, que quede claro. Hay muchos intereses creados”.

Ya en Mar del Plata, el problema fue la repartija final de los U$S 2.800.000 que cobraron los jugadores pese a la derrota y que fueron puestos por la AAT, previo pago del ente bonaerense. Pero el reparto no fue por igual entre los cuatro jugadores. “Por contrato, Nalbandian ya había acordado hace mucho que que se quedaría con el 50 por ciento, al ser el mejor argentino del ranking. Eso, claro, hasta que entró en escena del Potro y salvó la semifinal ante Rusia”. Cuando “Delpo” dijo que quería ganar lo mismo que Nalbandián, la relación se rompió. Unos días después de aquella serie, ambos jugaron en el Masters de París, ganó el cordobés, y el saludio final entre ambos fue helado.

La mayoría de los tenistas juega a favor del tandilense y Guillermo Cañas es uno de ellos. “En el ambiente dicen que David le bajó el pulgar a Cañas porque le bajó le pego un pelotazo (sin querer) en una práctica previa a la semi con Rusia, tras lo que se escuchó un ‘Qué hacés negro de mierda?'”.

Por eso no extrañó que ayer Cañas prendiera el ventilador: “Algunos se creen que por ser figuras, tienen que ganar más. Eso no es ser grupo. Siempre hubo roces entre cierta gente, y era lógico que saliera a la luz si no se ganaba la Copa”.

“Menos mal que se perdieron el premio que la Federación Internacional les daba a los ganadores. ¿Sabés lo que hubiera sido?”, se preguntan cerca del equipo. La respuesta es obvia, finaliza el artículo: otra interna millonaria.


Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario