Las publicidades que más odian los argentinos

Primer lugar : es para el desagradable comercial de Brahma, “Provócame”. Lo tiene bien merecido. Aquellos que despotricábamos contra el latin boy Chayanne ahora lo hacemos aún más, y con ganas. El comercial consiste en una tropa de auténticos retardados mentales bailando mal adrede, al ritmo del “hit” del cantante caribeño. El aviso satura por su pésima calidad y por su insufrible repetición. Es prácticamente imposible escaparle. Muchos de nuestros lectores han calificado a esta serie de spots de Brahma como los más odiosos. Otros incluso sugieren localizar a sus protagonistas e incluso propinarles una buena paliza -en la vía pública si es posible-. No es mala idea. Los culpables de homicidio doloso : Juan Cravero y Darío Lanis (dirección general creativa) y Toto Marelli (dirección creativa). La agencia responsable es CraveroLanis. Se prepara marcha a Plaza de Mayo para escracharlos con pancartas y orejas sangrantes gigantescas, desarrolladas en telgopor.

Una reflexión sobre las publicidades terroríficas de marcas de cerveza, pensamiento que abarca a Brahma y a Quilmes. Al parecer, la idea es promocionar a jóvenes desagradables, mal vestidos y con pinta de no haberse bañado en semanas. Se intenta promocionar que, a través de la cerveza, ligarán infartantes mujeres -las mismas que aparecen con ellos en los avisos-. Nada más fuera de la realidad. A las niñas pulposas difícilmente les atrae pegarse a feos especímenes que se caracterizan por la nube de moscas que los siguen.

Segundo lugar : se hace acreedor a este puesto la serie de publicidades de Banco de Galicia que promociona la liquidada cantante Valeria Lynch, quien tortura oídos y destruye tímpanos con impunidad gracias a su tema “Me das cada día más”. Precisamente, la campaña se llama “Me das cada día más para alcanzar lo que querés”. En una ventanilla de venta de entradas de cine y en una mesa contigua de restaurante, Lynch se aparece de súbito y hace explotar los nervios del televidente con su insoportable ladrido -eso no puede calificarse de “voz”-. Pero no solo satura el chillido de la Lynch, sino su afán indetenible de protagonismo. Ahora también castiga al televidente con su presencia en programas de farándula y sus participaciones en teatro de revistas. Eso sí, es preciso tener un televisor de sesenta pulgadas como mínimo pues Valeria cada vez exhibe más kilos. Parece mentira, habiendo tanta gente que no tiene dinero para poner comida en su propia mesa… La tortura auditiva que ejecuta hábilmente Valeria Lynch es solo comparable a las publicidades de Carrefour que en su momento grabaron los Pimpinela con el tristemente célebre “¡Me mentiste!”. Spot que oportunamente castigó los tímpanos incluso de los empleados de los supermercados de la marca francesa, que luchaban por apagar los parlantes para no tener que sufrirlos más. No hubo caso : la gerencia de los locales insistía en castigar a todo el mundo, cajeras y consumidores por igual. Otra muestra de autoritarismo publicitario. Los torturadores y genocidas del oído pertenecen a la agencia Young & Rubicam. Los culpables de la bazofia -merecen ser escrachados- son : Martín Mercado -dirección creativa- y sus secuaces Hernán Damilano y Martín Goldberg. Este patético equipo de creativos estuvo compuesto por Mariano Pazos, Sergio Paoletta, Federico Aubone y Carolina Aguilar.

Tercer puesto para el aviso de Seven Up : “Soy lo que soy” -tal es su slogan-. Condenable spot al estilo Forrest Gump, con un pobre muchacho corriendo a través de paisajes nacionales en donde se incluyen imágenes del microcentro porteño, barrios de mala muerte y hasta de villas miseria. Publicidad mal filmada, con imágenes de pésima calidad. Para colmo, la iluminación utilizada hacen que locaciones agradables utilizadas figuren como sitios de pesadilla. Más patéticos son sus protagonistas, no solo por la “facha” corredor que lidera al grupo (que nada tiene de deportista). También aparece un mecánico que exhibe sin pudor la línea de su trasero, y una mujer entrada en sus cuarenta que -con suerte- pesa treinta kilos y que se muestra, orgullosa, en su bikini, a pesar de una incipiente anorexia. En extremo horripilante es su tema musical : una versión acelerada en RPM con el estribillo “Yo soy lo que soy”. Los personajes condenables y que crearon este monstruo recalcitrante de siete cabezas son los creativos Rodrigo Grau y Ramiro Rodriguez Cohen, de la agencia BBDO. La paupérrima calidad del clip debe atribuírsele a su director Andrés Fogwill.

Cuarto lugar : obtenido por todas -y cada una de- las publicidades del insufrible personaje de Fabián Gianola para el jabón en polvo Ace, a veces acompañado por la inefable y horriblemente fea Anita Martínez (salió de TyC Sports, ¿qué diablos está haciendo en el teatro de revistas y a quién se le puede ocurrir contratarla de conductora de programas?). Resalta no solo por la torturante presencia de Gianola sino por lo espontáneo y hasta bizarro de su producción. Nadie se cree que el tipo se encuentre de casualidad con amas de casa que eligen Ace para sus prendas… en plena vía pública y en varias ciudades del país a la vez. Veo este aviso y me sigo quedando con Skip (aunque sea más caro). No hay nada que hacer. Se ha ganado con esfuerzo la condena el publicitario Leo Burnett. Infortunadamente, carecemos de la lista de nombres de los creativos para ejecutar su escrache mediático como Dios manda.

Quinto puesto para Topline y su lapidario aviso del “Pico Saludo”: otro grupo de malogrados jóvenes autistas intentando imponer un concepto que se grabe a fuego en la mente de un target castigado. Se trata de un puñado de jóvenes sin ideas y dueños de desagradable look que, caminando por los pasillos de una discoteca -en uno de los ejemplos-, propone la moda del “Pico Saludo” (saludarse con un piquito o breve beso en la boca con bellas mujeres). Múltiples veces lamentable. Es especialmente vomitivo el look símil Mariano Martínez del protagonista. Otro que se ha hecho acreedor a una posible golpiza en sitios públicos. ¡Cuidado! Este aviso amenaza con trepar hasta los primeros lugares o por lo menos con alcanzar el podio… si no fuera porque arriba están Gianola y Valeria Lynch, todavía líderes en las “preferencias”. Los culpables de este spot de Topline : la Agencia La Negra y su director creativo (alias fabricante de basura) Nino Goldberg.

Pues bien, hasta aquí nuestro ranking. Lo iremos actualizando con la siempre loable colaboración de nuestros lectores.

No olviden recomendarme más avisos publicitarios para el escrache, escribiendo a elojodigital.com -arroba- gmail.com, con la leyenda “Para el Paparazo Furtivo” en el campo Asunto o Subject. ¡Prometo incluir sus recomendaciones!

Fuente:elojodigital.com

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario