Las Torres Gemelas fueron derribadas por la CIA?

George W. Bush ha reconocido publicamente que la CIA lo engañó al informarle sobre las armas de destrucción masiva de Irak. Está casi probado que las cartas con Anthrax recibidas por opositores y medios de comunicación tenían compuestos del tipo que usan los militares en USA. Hay denuncias de que las Torres Gemelas fueron derribadas por la CIA. ¿Fue Bush el engañado o el engaño fue en realidad dirigido a todo el planeta?

Ejemplos sobran, aunque uno de los más paradigmáticos es el del falso ataque al patrullero Maddox en el golfo de Tonkin, Vietnam, en agosto de 1964, lo que profundizó el conflicto en Vietnam llevando a USA a la guerra con el país asiático. En Abril de 1999, la Biblioteca LBJ (Lindon B. Johnson) ha hecho públicas las transcripciones de grabaciones telefónicas entre Johnson y su Secretario de Defensa, Robert McNamara en las que se demuestra que Johnson y su Gobierno engañaron al Congreso al ocultar operaciones secretas llevadas a cabo con intenciones de provocación en el golfo de Tonkin.

De hecho, hay versiones que indican que el ataque nunca sucedió efectivamente y que simplemente se informó a la población estadounidense que había sucedido para desatar el conflicto.

Más atrás en el tiempo se sostiene que el ataque a Pearl Harbor (que generó la intervención de USA en el conflicto del Pacífico durante la 2da Guerra Mundial) había sido advertido por los servicios de inteligencia australianos tres días antes de efectuarse.

Antes incluso, durante la 1era. Guerra Mundial, USA ingresó en el conflicto luego del hundimiento en el Mar del Norte del transatlántico Lusitania, con casi 200 estadounidenses a bordo. Autoridades alemanas habían advertido a los norteamericanos en una solicitada publicada en diarios norteamericanos, pero aún así el gobierno de USA no tomó medidas encontrando así la excusa para intervenir en las hostilidades.

En este sentido, la historia de USA tiene sobradas muestras de que sus organismos de inteligencia han estado engañando al público con la excusa de intervenir militarmente en distintos conflictos y es por eso que resultan inauditas las declaraciones recientes del presidente saliente George W. Bush acerca de las razones que impulsaron la invasión de Irak y Afganistán.

Basicamente Bush ha declarado que fue engañado por la CIA cuando salió a declarar (basado en informes de la agencia de inteligencia) que Irak y Al Qaeda estaban en relación y que el gobierno de Saddam Hussein disponía de armas de destrucción masiva.

Por su parte, la misma CIA ha reconocido que no han existido vínculos demostrables entre el régimen de Bagdad y Al Qaeda, y que las supuestas armas de destrucción masiva iraquíes no han podido ser halladas ni por los inspectores ni por los invasores.

En otras palabras, la invasión a Irak no tuvo los justificativos que se presentaron y esto está abiertamente aceptado por las autoridades norteamericanas. Sin embargo, pareciera que la invocación al error de parte de la CIA y la invocación al engaño de la CIA por parte de Bush directamente los redimieran de culpa por la matanza de miles de iraquíes durante la invasión (e incluso de los soldados de USA enviados a un conflicto injustificado).

Y ese reconocimiento llega tarde, como siempre, y la vida de los miles de inocentes muertos es imposible de recuperar.

Por otra parte, el presidente electo de USA, Barack Obama, nombró el lunes a su ex rival, Hillary Clinton, como secretaria de Estado y anunció que Robert Gates seguirá en el despacho de Defensa, como parte de un equipo de seguridad nacional que tendrá la tarea de recuperar el liderazgo mundial del país.

Clinton y Gates, que en el pasado se han enfrentado con Obama por cuestiones de política exterior y defensa, implementarán el plan de Obama de reconstruir la imagen estadounidense en el exterior y de revaluar las guerras en Irak y Afganistán.

Gates es un republicano conservador que se ha desempeñado en el cargo de Defensa durante la gestión Bush, por lo que algunos analistas sostienen que el cambio propuesto por Obama en su campaña sería mucho más atenuado que lo que esperaban sus electores.

De este modo, Obama mantendrá, en cierto sentido, los mismos parámetros que vino desarrollando Bush durante su gestión en lo que tiene que ver con los informes de inteligencia y las injerencias de la CIA en las decisiones presidenciales.

Las decisiones de la CIA, con las que Bush se justifica y redime, han posibilitado varios puntos claves en la guerra contra el terrorismo en el mundo. Sin dudas las tres operaciones más importantes para posibilitar la configuración de un clima de terror en territorio estadounidense fueron los atentados a las torres gemelas, la posterior amenaza del Anthrax y la existencia inmanente de Bin Laden y Al Qaeda como amenaza constante.

La nota completa acá .


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario