Le despiden del trabajo por donar un riñón.

Cada vez resulta más difícil ser buena persona. La ley del más fuerte se cierne sobre una sociedad conformista e insensible que antepone intereses personales al bienestar común. Como seres racionales que somos deberíamos tener más conciencia social. Todo funcionaría mejor. ¿Acaso no nos gusta recibir ayuda cuando la necesitamos? ¿Por qué no tratamos a los demás como nos gusta ser tratados?

José Antonio López es un hombre de profundas y arraigadas convicciones que mantiene en las situaciones más adversas. Cristiano de devoción y fiel a sus principios, hace dos años donó un riñón a su vecina con todas las consecuencias. Un mes antes de la intervención quirúrgica su empresa le incluyó en un ERE (expediente de regulación de empleo) para despedirlo. ¿El motivo? Las pruebas médicas necesarias para la donación y los meses de recuperación que necesitaría tras la intervención.

No le ha faltado en ningún momento el apoyo de su familia, especialmente de su mujer, y se encomendó al Cristo de su hermandad para encontrar trabajo.

Actualmente, está recuperado y el pasado lunes tuvo fuerzas para vestirse de costalero y pasar 14 horas en la calle bajo la Virgen de la Salud.

La vida le sonríe. Se ha quedado sin trabajo, pero en cualquier momento encontrará otro. ¿Por qué formulo tal pregunta si no pasa por su mejor momento? Por ser como es. Porque a medida que envejecemos hacemos balance de nuestra existencia y nos damos cuenta de que todo se resume en amar y ser amado. El trabajo es muy importante, pero hay cosas que son infinitamente más importantes. Nuestra predisposición a hacer felices a los demás marcará intensamente nuestro futuro y, sin duda alguna, José Antonio tiene un futuro muy prometedor.

Fuente:elparadigmadelaverdad.com

Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario