Llevan un muerto de Lomas de Zamora a Plaza de Mayo para exigir justicia

Un grupo de vecinos, amigos y allegados de Juvelio Aguayo, una presunta víctima de gatillo fácil, traslada su cadáver a Plaza de Mayo para pedir Justicia. El recorrido incluye una parada en la Plaza de los dos Congresos.

Gustavo Morón, abogado de la familia de la víctima, detalló a 24CON que un coche fúnebre transporta el cuerpo, seguido por una caravana de vehículos y combis, repletos de conocidos de Juvelio.

El viernes pasado, alrededor de las 21 horas, la familia Aguayo escuchó fuertes ruidos provenientes del techo de su vivienda, ubicada en el barrio Santa Catalina de Lomas de Zamora. Asustado, Juvelio, un albañil de 29 años, salió de la casa y efectuó un disparó.

Su mujer, Nilda, afirmó que su marido efectuó el tiro para “ahuyentar” a los intrusos. “Pensamos que eran ladrones que querían entrar a robar”, indicó. “Sin embargo, los hombres no se asustaron y, en cambio, bajaron del techo: eran policías”, coincidieron el abogado y la mujer de la víctima.

“Le dispararon en la pierna y lo redujeron. Después, se metieron en la casa y desnudaron a su mujer, a su madre y su cuñada y las encerraron en una de las habitaciones”, indicó Morón. En tanto, “llevaron a Juvelio al comedor. Escuchamos sus estremecedores gritos y suplicas ante los golpes que estaba recibiendo de parte de los policías. Luego escuchamos disparos y a Juvelio no lo escuchamos más: lo habían torturado y luego fusilado”, relató Nilda. Todo sucedió frente a sus tres hijos de 13 y ocho años, quienes también habrían recibido golpes por parte de los uniformados. Además, la mujer está embarazada de seis meses

“Los efectivos dijeron que tenían una orden de allanamiento para ingresar al domicilio porque estaban buscando a un dealer conocido como “El Chino” y, si bien es conocido de Juvelio, en su casa no se encontró droga ni elementos de fabricación”, puntualizó Morón.

En ese sentido, Nilda se pregunta si el allanamiento es motivo suficiente para “torturar y fusilar” a su marido. Incluso, asegura que “pude ver  y escuchar al policía que tenía en el hombro dos soles, decir al que escribía el informe que: “Eso no lo pongas porque nos va a cagar”.

Esta mañana, Juvelio estaba siendo velado en su domicilio, ubicado en la calle Chaco al 95, pero por insistencia de los amigos, vecinos y familiares de la víctima, Nilda aceptó trasladar el cadáver hacia Plaza de Mayo para pedir Justicia.

“Necesito ayuda y colaboración de todos para pedir Justicia ante  este caso de gatillo fácil y fusilamiento. Actualmente estoy embarazada, vivo en el barrio Santa Catalina del Partido de Lomas de Zamora”, manifestó la viuda mediante un comunicado.

El caso está siendo investigado por el Dr. Ruedas de Asuntos Internos.

¿Juvelio dealer?

Para los uniformados, Juvelio era parte de una banda de narcos que funcionaba en Rafael Castillo e incluso, informaron que abrieron fuego luego de que Aguayo los recibió con una balacera y que fue reducido y esposado cuando intentaba huir.
Uno de los disparos que habría efectuado Juvelio habría impactado en “el dedo meñique de un sargento policial”, según indica el periódico El1, durante el operativo realizado por el Grupo Halcón y ordenado por el juez federal de Morón Jorge Ernesto Rodríguez.

“Las pericias realizadas por el personal de la policía científica de Lomas de Zamora determinaron que el occiso recibió entre cinco y seis disparos de arma de fuego, con orificios de salida en zona torácica, las cuales le ocasionaron la muerte”, señaló el periódico.

Además, los jueces intervinientes en el hecho determinaron el secuestro de las armas del personal del Grupo Halcón que participó del tiroteo y dieron aviso a la oficina de Asuntos Internos.

Fuente:24con.com


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario