Los granaderos sí estuvieron al final!!!

La ministra de Defensa ofrendó flores al busto del prócer en su nombre y en el de la Presidenta de la Nación. Los granaderos desfilaron con las réplicas del sable y la bandera de San Martín. Cuando pasaban, un hombre viejo, vestido de civil pero con porte militar, apareció de golpe y gritó: “¡Qué vivan los granaderos heroicos de Yapeyú, carajo!”, en el único episodio de desobediencia ante tanta formalidad.

Después de justificar la decisión de retirar a los granaderos de Yapeyú, la ministra incursionó en una descripción optimista de la situación política del país y del mundo. “Ustedes, granaderos, saben”, prologó ante la mirada de los 200 militares de poco más de 20 años, y explicó que “entre la caída del Muro de Berlín, hace menos de 20 años y, ahora, la caída del otro muro, el de la codicia y la desregulación irresponsables de Wall Street, se abre un horizonte de posibilidades para los ideales de independencia, desarrollo y justicia”.

Pero más allá de todo esto hay cosas que quedan claras.

Gente inteligente puede tomar decisiones muuuyyy estúpidas.

Incluso puede insistir tanto que le es imposible dar marcha atrás que sería mínimo lo conveniente. Incluso para ellos mismos.

Que el pueblo de Corrientes protestó, hizo lo que pudo.

Que los Granaderos agacharon la cabeza e hicieron lo que no hubiera hecho el General. Aceptaron la obediencia debida.(Pero claro, quien podría culparlos?)

Que la única esperanza son los niños. Estos niños que vestidos de Granaderos le dieron al General lo que todos los adultos no pudieron. Un poco de dignidad.


Comparti en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sin Comentarios

No hay comentarios

¿Le gustó este artículo? ¡Su opinión puede ser util para otros!

Deja un Comentario